Bajada

La Bolsa castiga a las inmobiliarias al conocer sus cuentas

Las inmobiliarias sufrieron ayer un batacazo bursátil tras mostrar cómo les han ido las cosas en el primer semestre del año. Reyal cayó un 9,04% a escasos días de que venza el plazo para la refinanciación de su deuda, y Colonial cedió un 2,63% tras anunciar pérdidas de 2.381 millones. Sólo Metrovacesa se libró del castigo de los inversores.

Las inmobiliarias españolas sufrieron ayer un huracán bursátil tras presentar a la CNMV los resultados correspondientes al primer semestre del año.

La ristra de números rojos, millonarias deudas de inminente vencimiento y pésimos augurios sobre el comportamiento futuro del sector que se encontraban entre la documentación remitida al regulador desencadenó una reacción muy negativa en los mercados, que se tradujo en una caída generalizada del valor de sus títulos en Bolsa.

Sólo Metrovacesa y Cleop se mantuvieron en positivo una jornada aciaga, en la que tres empresas del sector (Reyal, Urbas y Afirma) coparon el listado de los comportamientos más negativos durante la sesión.

COLONIAL 5,91 2,78%

Los inversores señalaron, además, a Reyal Urbis como la pieza más débil del frágil castillo de naipes que es hoy el sector inmobiliario. Sufrió una caída del 9,04% y cerró en su mínimo histórico.

La promotora que preside Rafael Santamaría anunció el viernes pasado unas pérdidas de 331 millones de euros entre enero y junio de este año, que aunque se justifican desde la compañía por una provisión superior a los 250 millones para compensar la depreciación de sus activos, supone nada menos que diez veces más que las acumuladas durante el mismo periodo de 2007 (34 millones).

Las cifras abonan la desconfianza sobre la situación de Reyal Urbis, que deberá hacer frente en los próximos días al vencimiento de la dispensa -waiver, en terminología financiera- concedida por sus acreedores para renegociar las condiciones de uno de los dos préstamos por valor de 3.000 millones de euros que tiene concedidos.

Según la compañía, la negociación va por buen camino y confían en resolverla con éxito en breve plazo.

Negociación contrarreloj

Mientras, Inmobiliaria Colonial sigue luchando contrarreloj para sortear su delicada situación financiera. Su auditora, Deloitte, ha revelado que la inmobiliaria se enfrentará a la amortización anticipada inminente de 6.120 millones de euros por el incumplimiento de determinadas condiciones de sus préstamos, si no logra pactar con sus acreedores. Se da la circunstancia de que la empresa informó al regulador de la obtención de un principio de acuerdo no vinculante con su banca acreedora (Royal Banf of Scotland, Calyon, Eurohypo y Goldman Sachs), dentro del proceso para refinanciar su deuda de 8.991 millones.

Colonial cerró el primer semestre con una pérdida de 2.381 millones, que contrastan con el beneficio de 316,4 millones obtenido hace un año. Según la compañía, se debe a las dotaciones de 2.582 millones para compensar la pérdida del valor de activos.

Más caídas

Otras inmobiliarias sufrieron también la inquietud del mercado. Entre ellas, Afirma, la antigua Astroc, que se dejó un 4,26% en el parqué tras hacer públicas la semana pasada unas pérdidas de 180 millones; Parquesol, que presentó unos beneficios de poco más de cinco millones, un 81,7% menos, cedió un 1,45%; o Urbas, que pagó el pésimo rendimiento del sector con una bajada del 4,55% en sus acciones. También perdieron valor los títulos de Realia (-1,32%) y de Renta Corporación (-1,12%).

La buena noticia vino desde Metrovacesa y Cleop. Metrovacesa presentó resultados hace un mes y, aunque no cumplió con las expectativas, sí es de las pocas inmobiliarias que puede presumir de tener beneficios. Cleop, cada vez más volcada en la actividad constructora, también logró mantenerse tras reportar un beneficio de 2,5 millones el pasado jueves.

Año negro para su cotización en el parqué

El pinchazo de la burbuja inmobilaria se está haciendo sentir en el parqué. Una a una, las compañías del sector están viendo desplomarse su valor en Bolsa. De las 13 empresas que más valor han perdido desde que comenzó el ejercicio, ocho pertenecen al sector inmobiliario.

La más penalizada por los inversores es Afirma, cuya cotización ha retrocedido el 82%. La siguen Colonial (79%), Inbesòs (67,6%), Urbas (66,13%), Renta Corporación (65,18%) y Cleop (61,52%). También Martinsa Fadesa y Realia han perdido más de la mitad de su cotización en Bolsa, el 56,83% y el 53,85%, respectivamente. Menos damnificados por el desplome del sector se han visto los inversores con títulos de Metrovacesa, que ha perdido el 35,21% de su cotización desde enero; y Reyal Urbis, cuya capitalización se ha reducido un 19,85% en el ejercicio.