Cotización

El crudo resiste el huracán Gustav y marca el mínimo desde mayo

El huracán Gustav azotó ayer parte de la costa del Golfo de México, incluida la ciudad de Nueva Orleans, con menos fuerza de la que se predijo apenas 24 horas antes. Su menor intensidad, en vez de subir a categoría cuatro se redujo a dos, fue un bálsamo para la cotización del petróleo que ayer cayó a su nivel más bajo en los últimos cuatro meses. El Brent dejó atrás la barrera de los 110 dólares y cerró a 109,41, un 4% menos. En ese momento, el Texas cotizaba a 111 dólares, al caer un 3,6%.

La jornada registró un volumen muy bajo porque al ser festivo en EE UU, el Nymex estaba cerrado. El resto de operadores acogió con optimismo el hecho de que las plataformas del Golfo de México, el puerto de entrada de los grandes cargueros y las refinerías, tuvieran que soportar ayer unos vientos mucho menores de lo temido. Ello alimentó la esperanza de que el daño fuera mínimo y pudieran abrirse pronto. La producción se paró el domingo de forma preventiva.

La infraestructura del crudo en esta área del Golfo fue reforzada tras los huracanes Katrina y Rita, que en 2005 destruyeron más de 100 plataformas, algo que dejó una cierta confianza en los mercados sobre su estado tras el paso del Gustav. Todo ello, no obstante, se empezará a estimar sobre el terreno a lo largo de la semana cuando lleguen los trabajadores que, como el resto de los ciudadanos de la región, fueron evacuados.

En total, hasta dos millones de personas han sido evacuadas en un tiempo récord y ayer apenas quedaban unas 10.000 en Nueva Orleans, que vio como su zona industrial se inundaba ligeramente tras rebasar el agua algunos diques. La Casa Blanca contribuyó, esta vez, a la calma al confirmar que abriría las reservas estratégicas de crudo en caso de que las refinerías así lo pidieran. Ayer, dos de los cuatro centros de reservas estratégicas (localizados en Texas y Louisiana) estaban evacuados. El resto de la presión bajista procedió de las malas noticias económicas de la zona euro y Reino Unido, que hacen augurar un menor consumo, y por tanto una menor tensión mundial en la demanda de petróleo y sus derivados. El mal pulso de estas economías hizo que el dólar se apreciara frente al euro y la libra, lo que elimina parte de la presión sobre el crudo. S&P calcula que el precio del dólar afecta en un 10% el del petróleo, que alcanzó máximos de 147 dólares en julio cuando el dólar marcó sus mínimos.

La fiesta republicana pierte tono

La amenaza del Gustav, que llega tres años después del Katrina, ha cambiado la agenda política del país y ha deslucido la Convención Republicana en la que el candidato a la presidencia, John McCain, y su aspirante a la vicepresidencia, Sarah Palin, serán nominados oficialmente.

La jornada de ayer se convirtió en un mero evento administrativo tras la cancelación de los discursos por parte de George Bush y Dick Cheney. La agenda se decidirá día a día. No es seguro que John McCain esté presente en la convención.