Siderurgia

ArcelorMittal desafía la crisis con compras

ArcelorMittal mantiene su fortaleza financiera pese a la crisis. Ayer anunció inversiones por 490 millones de euros para reforzarse en México y EE UU. En lo que va de año ya ha cerrado compras por más de 3.270 millones.

ArcelorMittal desafía la crisis con compras
ArcelorMittal desafía la crisis con compras

ArcelorMittal parece inmune a la crisis financiera que atenaza a otras grandes empresas desde hace meses. El gigante siderúrgico sigue engordando y continúa con su estrategia de crecimiento y adquisiciones corporativas. Ayer mismo, la empresa que preside el multimillonario Lakshmi Mittal anunció inversiones por 760 millones de dólares (unos 490 millones de euros) para reforzar su posición en Norteamérica.

Así, por un lado, el grupo destinará 600 millones de dólares (385,2 millones de euros) a una nueva planta en México que fabricará distintos tipos de barras de acero, principalmente para el sector del automóvil y la construcción. La factoría, cuya ubicación todavía no se ha cerrado, basará sus tecnologías en equipos de fabricación eléctrica, con un objetivo de producción de un millón de toneladas de barras anuales y en un nuevo laminador de palanquilla con capacidad para 500.000 toneladas.

La producción se destinará, sobre todo, al mercado interior mexicano, en especial para atender las necesidades del plan de infraestructuras puesto en marcha por el Gobierno del país.

El líder del acero dispone de unos niveles de liquidez cercanos a los 10.145 millones

ARCELORMITTAL 23,10 0,02%

Asimismo, y en línea con los planes por ampliar sus recursos en materias primas, ArcelorMittal ha firmado un acuerdo para la compra de una planta de coque en Estados Unidos por 160 millones de dólares (102,7 millones de euros). La fábrica, que es propiedad del grupo Kopper, se encuentra en Monessen (Pennsylvania) y produjo 320.000 toneladas de coque en 2007. ArcelorMittal era su cliente principal.

Esta última adquisición es una más de la decena larga de operaciones corporativas que el líder mundial del acero ha protagonizado en los últimos meses. En el segundo trimestre del año, el grupo ya había completado transacciones por 5.100 millones de dólares (3.270 millones de euros), según los últimos datos hechos públicos por la empresa.

La clave de esta actividad voraz hay que buscarla en los altos niveles de liquidez de ArcelorMittal. A 30 de junio, y pese a la dinámica compradora, alcanzaba unas cifras similares a las del cierre de 2007: 15.800 millones de dólares (10.145 millones de euros), de los que casi la mitad (4.815 millones de euros) se correspondían a tesorería y, el resto, a líneas de crédito, incluido el apoyo a un programa de pagarés de empresa por 3.000 millones.

El endeudamiento neto del grupo se situaba en los 30.700 millones de dólares (19.712 millones de euros), una cifra que no es excesivamente superior a los 17.723 millones de euros de deuda con los que contaba el grupo apenas se acordó la fusión de Arcelor y Mittal Steel. El conglomerado tiene margen para seguir endeudándose, ya que la proporción actual de deuda sobre el beneficio bruto de explotación (Ebitda) es de 1,2 veces, cuando los responsables de ArcelorMittal consideran que el tope máximo puede llegar a ser de hasta 1,8 veces.

En todo caso, el grupo también cuenta con una capacidad para generar caja envidiable (unos 3.990 millones de euros en el primer semestre) que, entre otros factores, se está aprovechando del tirón de la demanda del acero y de los importantes aumentos de precios.

Casi 5.000 millones para crecer orgánicamente

Además de las inversiones destinadas a operaciones corporativas, ArcelorMittal cuenta con un ambicioso plan de crecimiento orgánico de más de 7.000 millones de dólares (4.495 millones de euros) con el que aspira a aumentar casi un 20% su capacidad de entregas a nivel mundial, hasta alcanzar los 155 millones de toneladas de productos siderúrgicos.

Este plan se centra, sobre todo, en la ampliación de capacidades de producción en zonas como América Latina, los países de la antigua URSS y Asia central. En este contexto, el grupo prevé invertir en España unos 200 millones de euros en 2008.