'Telecos'

El iPhone arrasa los stocks el primer día de venta en España

El lanzamiento del iPhone en España ha cumplido las expectativas. Largas colas ante las puertas de las tiendas de Telefónica, miles de fans en busca del ultrafamoso móvil y un stock que en ciertas zonas no duró ni un día. Todo apunta a que el iPhone se agotará este fin de semana; sólo en la megatienda de la operadora en Gran Vía se vendieron el viernes cerca de 4.000 unidades.

El iPhone arrasa los stocks el primer día de venta en España
El iPhone arrasa los stocks el primer día de venta en España

Puede que la economía esté en 'casi recesión', en palabras de Miguel Sebastián, ministro de Industria, o que vaya a 'rozar el larguero' del decrecimiento en algún trimestre, según Pedro Solbes, titular de la Economía española, pero el viernes un punto muy concreto de la geografía española desafiaba el entorno. O, más bien, hacía suyas las palabras del presidente Rodríguez Zapatero y se disponía a revitalizar la economía con el consumo.

Un chico de 19 años era el líder del grupo disidente, el primero de una cola de centenares de personas a las puertas de la nueva megatienda de Telefónica en la Gran Vía de Madrid y que no se disipó en toda la jornada pese al calor agobiante. ¿El objetivo? Hacerse con el iPhone, el ultrafamoso móvil de Apple que el viernes salió a la venta por primera vez en España distribuido en exclusiva por Telefónica.

'Llevo mucho tiempo esperándolo. Intenté comprar el modelo de segunda generación en referencia a la anterior versión del iPhone, que no salió a la venta en España y no pude', explica Carlos Ramírez, un colombiano con siete años de residencia en Madrid, que se aseguró el primer puesto de la cola al comenzar a esperar en Gran Vía a las cinco de la tarde del jueves.

Y quizá la espera fue larga, pero se aseguró un iPhone, algo que no pudieron decir todos los que aspiraban a ello. La tienda que Telefónica ha creado en su sede histórica era la más dotada de unidades, pero otras en determinadas zonas de España se quedaron pronto sin existencias. Incluso, después de venderse el viernes entre 3.000 y 4.000 móviles sólo en la tienda de Gran Vía, Telefónica no descarta un agotamiento total durante el fin de semana. Se han pedido refuerzos a Apple por la vía de urgencia y se espera que sean enviados, pero la próxima remesa no llegará hasta la semana entrante.

Los problemas de stock se vieron casi nada más empezar. De hecho, el máximo deseo de Carlos Ramírez era hacerse con un iPhone de 16 GB -el modelo de más capacidad de los dos de la nueva versión de tercera generación que salieron a la venta- en blanco. Entró el primero en la tienda a las 10.00 en punto de la mañana, fue recibido con aplausos por el personal de Telefónica que esperaba en ella y consiguió activar su nuevo iPhone en 14 minutos. Pero tuvo que ser negro. No había blanco.

Telefónica confía en que el iPhone consiga popularizar el uso de internet en el móvil, pero sobre todo con los que no son sus cliente. El nuevo móvil sólo funciona con su red, así que quienes lo quieran tienen que ser de Telefónica o cambiarse a ella. Y las tarifas se han diseñado para robar usuarios a los rivales, porque son más atractivas para la gente que viene de fuera o está en prepago que para los que pagan religiosamente cada mes a esta firma.

En la cola, sin embargo, la política tarifaria de Telefónica importaba poco: el iPhone era la meta. Pero eso no quiere decir que la operadora no estuviera consiguiendo sus objetivos. 'Nunca he tenido un móvil propio', explicaba Roberto, de 21 años, que comenzó la espera a las siete de la mañana del viernes, recién llegado del último bar que cerró en el centro de Madrid. 'Cogía el de mi padre para llamar y que conste que llamo mucho. Pero éste es distinto. Será mi primer móvil, aunque lo seguirá pagando mi padre', confiesa. Para Telefónica será un nuevo cliente.

Unos cien puestos más atrás en la fila, dos fans de Apple estaban a punto de desertar de Vodafone. 'Nos da pena, ¡pero que se hubiera puesto las pilas!', dice Marieta, que llegó a las nueve y diez de la mañana y se encontró con una cola de cientos. Tardó horas en entrar, pero aguantó, como otros miles.

PROBLEMA PARA ACTIVAR

El sistema de activación de los iPhone en las tiendas de todo el mundo aguantó mientras sólo se vendían en países de Asia y Europa. Cuando amaneció en América y se unió al grupo, el sistema se colapsó. Fue un problema mundial, que afectó al iTunes, al que es necesario conectarse para activar los iPhone. Durante varias horas, los clientes no pudieron activar los teléfonos en las tiendas. Tendrán que hacerlo en casa.