Consumo

Los comercios elevan sus ventas un 10% la primera semana de rebajas y esperan facturar 5.000 millones

Los primeros días de la campaña de rebajas de verano han superado las expectativas iniciales de los comerciantes, que han elevado sus ventas en más de un 10% de media en relación con la primera semana del año anterior, según el secretario general de la Confederación Española de Comercio (CEC), Miguel Angel Fraile.

De este modo, el sector del comercio espera concluir la temporada de rebajas con una facturación cercana a los 5.000 millones de euros, lo que supondría un aumento del 25% en relación con los 4.000 millones del año anterior.

"Parece que se ha despertado el consumo", señaló, en declaraciones a Europa Press el secretario general de la CEC, quien explicó que al aumento de las ventas ha contribuido el calor, el inicio de las vacaciones, la paga extra de julio y la medida de los 400 euros aprobada por el Gobierno.

Además, Fraile recordó que la oferta que se ha puesto a disposición de los clientes es "muy atractiva", tanto por la amplitud de productos a escoger, como por los grandes descuentos que se están aplicando desde el principio, entre un 30% y un 70%, con lo que el comercio "está haciendo sus deberes ante la situación de crisis, ajustando sus márgenes".

"El sector está satisfecho con el inicio de las rebajas, que ha sido extraordinariamente positivo, pero esta campaña no es comparable con la del año pasado, en el sentido de que el contexto económico era distinto", recalcó.

Menores ventas primavera-verano

Según aseguró, pese a que los comerciantes esperan vender durante los dos meses de rebajas "muchísimo más" que en 2007, temen que el cómputo final de la temporada primavera-verano ofrezca un volumen de negocio igual o algo inferior al del ejercicio anterior.

En su opinión, estos primeros días se están produciendo "crecimientos espectaculares" de las ventas porque entre los meses de abril y junio hubo un "parón del consumo" que fue especialmente "brutal" la primera quincena de junio, cuando "la gente no entraba en las tiendas".