Caída

Varapalo de Goldman Sachs a las entidades europeas

Santander cae un 4,3% en un día de fuertes pérdidas para toda la banca

Goldman Sachs volteó el viernes al sector financiero, tras pasar revista a más de 40 entidades europeas y no dejar títere con cabeza en sus previsiones para el periodo 2008-2010. De los seis valores españoles evaluados, Bankinter fue el que más acusó las agoreras estimaciones de Goldman, al dejarse un 6,31% el viernes. En la sacudida, le siguió Banesto, con un retroceso del 4,95% y Santander que cayó un 4,30%.

Goldman hizo explotar la pólvora en una nota remitida a sus clientes el viernes a primera hora. La casa de análisis considera que el sector bancario europeo podría tener que ampliar capital en 60.000 millones más, o incluso, en más de 90.000 millones de euros si las pérdidas provocadas por el cambio de ciclo crediticio son similares a las de principios de los noventa.

El banco rebajó sus recomendaciones para el sector financiero europeo, y el índice Euro Stoxx de bancos cayó un 3,35%. Las entidades españolas no se salvaron. 'Están más expuestas', destacó Goldman, 'a la subida de tipos de interés anunciados por el BCE'.

Ese informe arrastró al conjunto del sector en España. Los bancos acusaron además la falta de referencia de Wall Street, que cerró por festividad del 4 de julio en Estados Unidos.

Los valores españoles cerraron así una semana de caídas continuadas: Bankinter fue el que registró mayores pérdidas, con un retroceso del 12,11% en toda la semana. Seguido de Popular con una rebaja del 10,42%. Y con menores proporciones Sabadell (4,03%), BBVA (3,32%), Santander (2,99%) y Banesto (2,45%).

La previsión de Goldman de que las entidades echen mano de nuevas ampliaciones de capital, como ha sido norma en Europa este semestre, el endurecimiento de los requisitos de capital y un bache más severo en el ciclo de crédito, que podría suponer la tercera oleada en negro del año, son las razones esgrimidas por la entidad para rebajar su consideración sobre el segmento financiero.

A los españoles, que aún no han tenido que provisionar, los carga por el contrario con la etiqueta de valores más castigados por el alza de tipos del BCE. Por eso elimina de su lista de recomendaciones de compra a Santander. Baja su precio objetivo un 13,2%, hasta los 13,8 euros y pasa de comprar a neutral. 'Aunque es bueno para mantener', señala, 'creemos que el valor de la acción está cada vez mejor reconocido'. Hace lo propio con BBVA y rebaja un 14,3% hasta los 16,2 euros el precio objetivo. Señala Goldman que el duro aterrizaje de la economía española y la fuerte desaceleración de la economía latinoamericana, mercado de expansión para ambas, maltratará sus resultados.

No se escapa del pesimismo la banca mediana. La casa de análisis aconseja vender las acciones de Bankinter con un precio objetivo de siete euros, mientras que para Banco Popular lo fija en 8,2 euros desde los 11 euros anteriores (25% menos). Tampoco Sabadell sale bien parado: Goldman mantiene la entidad en su lista de valores para vender y rebaja su precio objetivo un 23% hasta los 4,7 euros por acción.

Castigo excesivo

Los expertos españoles consultados consideran este varapalo excesivo, del que el sector no es merecedor. Disienten de las agoreras previsiones de los neoyorquinos y estiman que lo peor, no se verá este segundo semestre del año. Según su pronóstico, el sector vivirá su momento menos alegre durante los últimos seis meses de 2009. 'Será el año más crítico para la banca española, por el repunte de la morosidad', justifica Javier Bernat, de Caja Madrid.

Según los cálculos de la entidad madrileña, los impagos se triplicarán de aquí a finales de año, hasta los 15.000 millones de euros, cuantía que podría alcanzar los 21.000 a lo largo de 2009. 'Niveles que aún no se consideran peligrosos', alienta Bernat, quien además se muestra optimista tras el anuncio de la subida de tipos de interés en la zona euro. 'El sentimiento es bueno. Empezamos a ver visos de cierta estabilidad. Es la primera señal seria de que la política monetaria, al tocar techo los tipos, puede empezar a mejorar'.

Colchón de provisiones en la banca española

¿Pasó lo peor? Los bancos españoles tendrán que hacer frente a un crítico 2009. Sobre todo, en lo que la segunda mitad del año se refiere, según los analistas consultados. Las indeseadas previsiones de ampliación de capital que prevé Goldman no se consideran una opción posible, pues la banca española no ha tenido que hacer amortizaciones por la crisis subprime y goza de un nivel de provisiones y plusvalías superior a las de sus vecinos europeos. 'Este colchón representa una buena ventaja', explica Javier Bernat, de Caja Madrid. El Banco de España reconoció el jueves que algunos bancos y cajas habían iniciado la utilización de las provisiones anticíclicas. Para Bernat, 'las entidades pueden permitirse rebajar un punto su core capital (capital básico) antes de recurrir a una ampliación'.