Para invertir

Intentos en vano por sacar del letargo a los fondos

Aunque la prioridad es la captación de depósitos, algunas entidades bonifican por los traspasos y premian con más remuneración a plazo al contratar un fondo

Los fondos de inversión se han convertido en el patito feo de los productos de ahorro, después de que el escenario de la inversión cambiara de forma drástica el verano pasado. El estallido de la bomba subprime cerró durante meses las puertas del mercado interbancario para bancos y cajas, que encontraron en sus clientes y en la comercialización de depósitos la principal fuente de obtención de recursos para sostener su negocio. El mercado de la financiación bancaria ahora se entreabre, aunque a precio de oro, y la prioridad absoluta de las estrategias comerciales siguen siendo los depósitos, en perjuicio de la comercialización de los fondos de inversión, que no se incluyen en los balances de las entidades financieras y no contabilizan por tanto como recursos propios a la hora de garantizar la solvencia.

La actual coyuntura de los mercados tampoco ayuda a la maltrecha industria de los fondos, mientras que los depósitos -que intentan acompasar sus rentabilidades al rally imparable del euríbor, con rentabilidades que alcanzan ya el 6% a un año-, se presentan como un puerto mucho más seguro para el ahorro.

'Dada la situación de mercado, los fondos tienen una aportación marginal a la captación de recursos', reconoce Domingo Peña, director de recursos e intermediación de Bankinter. De hecho, mes a mes se suceden los reembolsos netos, que ya superan los 29.000 millones de euros en el año. En los últimos doce meses, la industria de fondos de inversión ha perdido más de un millón y medio de partícipes. 'Los fondos de renta variable están muy afectados por las turbulencias y la volatilidad de las Bolsas; los de renta fija, sin un rumbo claro en las expectativas de tipos de interés y los monetarios, comparan mal sus rentabilidades históricas frente a unos depósitos que recogen de forma inmediata el repunte de los tipos de interés', resume Domingo Peña.

Aun así, y pese a este adverso panorama, las entidades financieras se esfuerzan a duras penas por mantener vivo el producto. El lanzamiento de garantizados, que aseguran al cliente temeroso el cien por cien del capital, y de productos estructurados, que combinan un fondo con un depósito, son las fórmulas más empleadas por la banca para intentar frenar la sangría patrimonial de los fondos de inversión.

Ibercaja llega a ofrecer el 6,75% en un depósito a un año si también se contrata un fondo de inversión dinámico. En Unicaja cuentan con un depósito que incrementa su rentabilidad si se contrata un fondo de inversión dentro de los dos meses siguientes al inicio de la imposición a plazo. Y en Sabadell también reconocen que se premia con una mayor rentabilidad en el depósito a los clientes que contratan un fondo, dentro de su gama de depósitos combinados con fondos.

Bonificaciones

Aunque la comercialización de fondos está de capa caída y la prioridad está en la captación de depósitos, también hay entidades financieras que intentan atraer a clientes hacia los fondos de inversión con bonificaciones. La Caixa, Caixa Catalunya, Bancaja, Sabadell, Unicaja, Ibercaja y Citi bonifican los traspasos y aportaciones a sus fondos de inversión, aunque con algunas condiciones. Por ejemplo, Caixa Catalunya llega a premiar con hasta el 2% del importe traspasado desde un fondo de la competencia, con un límite de 2.000 euros. La mitad lo entrega al cabo de un año y la otra mitad, una vez transcurridos dos años de la inversión. La Caixa premia con una bonificación del 1% por el importe del traspaso a una gama concreta de fondos de la caja y con un compromiso de permanencia de un año, un requisito temporal que también exige Ibercaja, con la misma bonificación. Citi ha ampliado de junio a septiembre la campaña por la que premia los traspasos a fondos y pensiones con un 15% TAE a un mes.

Estrategias. Rincones de rentabilidad

Emergentes. Los fondos de mercados emergentes y materias primas, que ganan más del 20% en el año, son con diferencia los más rentables. Santander y La Caixa son algunas de las entidades que, para clientes con determinado perfil de riesgo y un horizonte de inversión a medio y largo plazo, están destacando el atractivo de la inversión en fondos emergentes.

Fondos euro-dólar. Los expertos insisten en que la revalorización del euro frente al dólar no puede durar eternamente y, para perfiles de riesgo más atrevidos, destacan las oportunidades que puede ofrecer el mercado de divisas para cuando cambien las tornas. La Caixa ofrece un garantizado en el que si el dólar sube, el cliente obtiene el cien por cien de la depreciación del euro y, si el dólar baja, gana el 50% del alza del euro.

Fondepósitos. El dulce momento por el que pasan ahora los depósitos a plazo ha rescatado la figura de los fondepósitos, fondos de inversión que invierten en depósitos. Según apuntan desde Caixa Catalunya, presentan las ventajas fiscales de los fondos, ya que la tributación se retrasa al momento del reembolso, con la posibilidad de hacer traspasos de un fondo a otro sin coste fiscal, y las ventajas operativas y de diversificación de los depósitos, como no tener que renovar cada vez que vence el depósito y la diversificación en distintos productos de varias entidades. En este sentido, pueden ser un refugio alternativo a los monetarios para aquellos partícipes que desean reducir posiciones de riesgo sin materializar el reembolso de su inversión y sin rendir por ahora cuentas con Hacienda.

Inflación. Es el caballo de batalla de consumidores y ahorradores, que llegan a ver eclipsada la rentabilidad de su dinero ante el aumento del coste de la vida. BBVA ha lanzado recientemente un fondo garantizado que vincula su rentabilidad a la inflación, de modo que el partícipe recibe al final de cada año una rentabilidad equivalente a la tasa de inflación española acumulada en el periodo, tomando como referencia el dato de IPC del mes de abril, que este año ha sido del 4,2% interanual. El dato adelantado alcanza ya el 5,1%.

Gestión dinámica. Según apuntan desde Caixa Catalunya para un horizonte a medio y largo plazo, los fondos de gestión dinámica -que buscan retornos absolutos al margen de la situación alcista o bajista del mercado- 'son una muy buena opción para diversificar las carteras'.

Monetarios. Junto con los garantizados de renta fija, son los más demandados en este momento. 'El cliente busca la seguridad de no perder dinero y esto sólo lo puede conseguir con este tipo de productos', explican desde La Caixa.