Sistema bancario

Los bancos españoles están en situación "favorable" para el espacio financiero único, según el Banco de España

Las entidades españolas se encuentran en una situación "favorable" para hacer frente a los retos derivados de los avances en la creación de un espacio financiero único en Europa, que previsiblemente tendrá lugar en los próximos años, según indica el Banco de España en su Boletín Económico correspondiente al mes de junio.

El organismo que dirige Miguel Angel Fernández Ordóñez indicó que el proceso de integración de los mercados financieros de la UE ha experimentado un "notable avance", gracias al impulso que han supuesto las iniciativas legislativas introducidas por las autoridades comunitarias en la última década.

Sin embargo, el regulador subraya que la intensidad de este proceso no ha sido igual en todas las parcelas, registrándose un mayor retraso en los mercados bancarios y, más especialmente, en la banca minorista.

Precisamente, una gran parte del negocio de las entidades españolas se concentra en el segmento minorista, ya que la suma del crédito y los depósitos de la clientela suma el 120% del balance, muy por encima del valor medio para la UE, del 86%, según datos del Banco Central Europeo (BCE) correspondientes al ejercicio 2006.

El organismo subrayó que las entidades españolas han gozado de una situación "muy favorable" en los últimos años, que se ha traducido en "registros elevados de rentabilidad". A su juicio, este buen comportamiento no es resultado de una menor competencia en el mercado, en comparación con otros países de la UE, sino de la contención de costes en las tareas de intermediación financiera en un contexto de expansión de la Economía.

Por tanto, el Banco de España considera que las entidades españolas están en una situación favorable para hacer frente a los retos derivados de los avances en el grado de integración financiera y subrayó que, a más corto plazo, su posición de partida es "un activo importante" para afrontar los riesgos asociados a la desaceleración de la actividad económica y a las tensiones actuales en los mercados financieros.