Hipotecas

El euríbor se mantiene fuerte y camina hacia el sexto mes consecutivo al alza

El euríbor, indicador de referencia de la mayoría de hipotecas, alcanzó ayer el 5,432% y se quedó a sólo nueve milésimas del récord histórico que registró el pasado 13 de junio. La esperada subida de tipos del BCE ha presionado al alza un índice que, si mantiene la misma tendencia en julio, sumará seis meses consecutivos subiendo.

Para desesperación de las familias hipotecadas, el euríbor se mantiene en julio en la zona de máximos que alcanzó en junio. Influenciado por la esperada subida del tipo de interés de la zona euro del 4% al 4,25%, el indicador más utilizado para calcular el precio de las hipotecas a tipo variable ha alcanzado niveles nunca vistos desde que empezó a cotizar en 1999.

El euríbor refleja el precio al que se intercambian dinero los 64 principales bancos europeos. Así, cuando los tipos están altos o, como sucedió en junio, se prevé que aumenten, el índice suele subir.

La Asociación Hipotecaria Española (AHE) considera que la cotización del euríbor ya descontaba desde junio la subida de tipos que aprobó ayer el BCE. De allí que mientras los tipos oficiales estaban en el 4%, el euríbor se situara en niveles superiores 5,4% (ver gráfico). La AHE, prevé que el índice se estabilice en un nivel alto o incluso que suba. Ello dependerá de la política monetaria de Trichet. Otros analistas defienden que el hecho de que el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet haya dado a entender que no volverá a subir tipos en los próximos meses indica que el euríbor ya ha tocado techo.

Para las familias hipotecadas, la situación actual implica importantes subidas en la cuota mensual. Aquellos que pagan una hipoteca media (141.725 euros a 25 años) y revisaron la cuota en junio, hoy pagan unos 80 euros más al mes que en 2007. Si el euríbor se mantiene en su nivel actual, los que revisen la hipoteca en julio se encontrarán en la misma situación.

Si se compara más allá de un año, las subidas son aún más notables. Hace tres años, en 2005, por estas mismas fechas, el euríbor se movía en torno al 2%, más de tres puntos por debajo del nivel actual. Así, aquellos que revisaron en junio su hipoteca, deben abonar unos 270 euros más que hace tres años. En otras palabras, en 2008, pagan 3.250 euros al año más que en 2005. Según cálculos de la AHE, unos tipos de interés en el 4,25% implican un incremento de la cuota del 9% para hipotecas a 15 años y del 14% para las de 25 años.

Actualmente, el esfuerzo que deben realizar las familias para adquirir una vivienda -sin tener en cuenta las deducciones fiscales- alcanza el 46% de la renta anual disponible de los hogares. Un porcentaje tan alto no se alcanzaba desde 1996.

La Organización de Consumidores y Usuarios considera que la decisión de Trichet supone un 'duro golpe' a los hipotecados y vaticina que muchos tendrán problemas para afrontar los pagos, ya que a la subida de la cuota hipotecario cabe añadir el aumento de las tarifas eléctricas o del precio del combustible y de los alimentos.

La teoría falla con el euro

Aparte del efecto sobre el euríbor, el incremento de los tipos de interés incide directamente en el mercado de divisas. La teoría dice que si el BCE sube los tipos, el euro se apreciará frente al dólar. Sin embargo, ayer ocurrió lo contrario. Justo cuando Trichet anunciaba su decisión, el euro iniciaba un desplome en su cotización. Los expertos argumentan que el mercado ya descontaba la subida. Además, las palabras de Trichet, que insinuó que no habrán nuevas subidas, también impulsaron la caída del euro, que ayer se cambiaba por 1,57 dólares tras caer un 1,19% en la sesión.

Los datos de empleo en Estados Unidos, que no fueron tan malos como se esperaba, también contribuyeron, según los expertos, a la subida del dólar. A pesar de ello, la divisa europea se mantiene en un nivel históricamente alto. En el último año el euro se ha apreciado frente al dólar un 15,3%.

La confianza del consumidor, en mínimos

La incertidumbre económica ha hecho que la confianza de los consumidores bajara en junio por cuarto mes consecutivo y registrase otro mínimo histórico, según el Indicador de Confianza del Consumidor que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO). En junio, el indicador descendió 4,7 puntos respecto al mes anterior y se situó en 51,7 puntos debido principalmente a la opinión de los encuestados respecto a la situación actual, mientras que las perspectivas para los próximos meses son algo mejores. Según el ICO, el clima de pesimismo se debe a la crisis financiera y al encarecimiento del petróleo, que se traduce en un aumento de los tipos de interés y de la inflación.