Goteo bajista en los mercados

"Toda posible subida en Bolsa es una oportunidad para irse"

El euríbor y el precio del petróleo están al alza. Los bancos cada día anuncian más pérdidas por las subprime, hay un gran número de entidades haciendo ampliaciones de capital y las perspectivas económicas son negativas. "¿Cómo puedo pensar así que lo peor ha pasado? Creo que esta situación no se arreglará en un año y mientras tanto cualquier posibilidad de subida en la Bolsa debe ser aprovechada para irse". Este comentario pertenece a Luis Benguerel, de Interbrokers, pero resume el sentimiento actual que impera en el mercado.

Los analistas pintan un escenario negativo para todas las Bolsas, aunque las perspectivas con respecto a Europa han empeorado en las últimas sesiones. Y los índices así lo han reflejado. El Ibex y el Euro Stoxx acumulan pérdidas en junio superiores al 10%, casi el doble que el S&P. Los principales indicadores europeos también doblan las pérdidas anuales de los índices estadounidenses. 'La pelota sobre una probable recesión ha rebotado desde Estados Unidos a Europa', comenta âscar Germade, de Cortal Consors.

Las últimas cifras no dan lugar a dudas de que el deterioro en la zona euro es real: el nivel de confianza empresarial alemán ha caído al nivel más bajo desde diciembre de 2005, mientras que el PIB se deteriora y la inflación repunta. Los datos pueden ser incluso peores para el próximo trimestre, si se tiene en cuenta que el precio del crudo ha escalado hasta casi los 140 dólares el Brent. 'El debate ha cambiado en este sentido. Ahora se habla de estanflación, y un escenario así es difícil de manejar para los bancos centrales, tanto para la Reserva Federal como para el BCE; pero creo que es el peor momento para subir tipos de interés', comenta Jordi Padilla, de Popular Gestión Privada.

Una caída con diferencias

Hay un elemento que para los analistas agrava el momento de la renta variable. 'La corrección de enero tuvo un componente técnico que tuvo bastante que ver con el cierre masivo de posiciones de Société Générale y los mínimos se fueron corriendo. Seis meses después las expectativas económicas, que es lo que cotizan las Bolsas, se han deteriorado. La incertidumbre en el mercado de crédito ha podido resolverse, aunque no tanto la situación', explica Javier Mata, de N+1.

De 17 sesiones celebradas en junio, el Ibex ha cerrado sólo en positivo en cuatro; el Euro Stoxx, en dos más, pero ninguna ha llegado o superado al 1% a diferencia de las caídas. 'El goteo a la baja ha sido intenso y continuado, aunque la volatilidad no ha subido, algo que ocurrió a principios del año. Tampoco entra dinero, los volúmenes de contratación son bajos; no hay sensación de vaivenes', comenta Jordi Padilla. A su juicio, todas estas circunstancias 'dan sensación de debilidad y preocupación'. 'Muchas casas de análisis están comentando que las Bolsas van a caer más y que se van a romper mínimos. La fragilidad es intensa y no se aprecian catalizadores que pueden impulsar las cotizaciones en el corto plazo', añade el gestor.

En el caso del Ibex, el análisis técnico indica que se encuentra en una 'situación en paralelo', según describe Luis Benguerel, en la que se podría mover entre los 12.000 y los 13.000 puntos. 'De momento no ha perdido esta referencia y es probable que la mantenga hasta septiembre. Luego, los problemas se incrementarán para los mercados con las elecciones de Estados Unidos. En 2003 nadie se acordaba de que caíamos por el estallido de la burbuja tecnológica. Ahora, mientras nos acordemos por qué bajamos seguiremos mal', asegura.

âscar Germade considera que la clave en el corto plazo para la renta variable va a estar en la evolución del precio del petróleo: 'Si el crudo no da síntoma de debilidad y desciende a niveles de 120 dólares, lo que queda de año puede complicarse para las Bolsas'.