Junta de accionistas del primer banco español

Santander espera batir su récord de beneficios este año pese a la crisis

Las crisis financiera y económica internacionales parecen pasar de puntillas en el grupo Santander. El banco mantiene la previsión de que su beneficio crezca incluso más del 15%. Hasta los 9.800 millones sin plusvalías y llegar a los 10.500 con ellas. Este resultado le permitirá volver a escalar posiciones en el ranking internacional. Emilio Botín presumió en la junta de accionistas de la solidez y capacidad de crecimiento del banco que preside, al que las turbulencias no le han hecho modificar sus planes.

Santander espera batir su récord de beneficios este año pese a la crisis
Santander espera batir su récord de beneficios este año pese a la crisis

El presidente del grupo Santander no pudo encontrarse un día más propicio para celebrar la junta de accionistas del primer banco español. No había ni una nube el sábado sobre el cielo de la ciudad de Santander. Tampoco sobre el futuro del banco que lleva el nombre de esta ciudad. Botín presumió de la situación de privilegio en la que se encuentra Santander frente a sus más directos competidores internacionales. La posición de partida del grupo 'es absolutamente única en el mundo', con un potencial de crecimiento orgánico 'tremendo', aseguró un sonriente Botín, quien disfrutó de una junta tranquila, pese a las crisis económica y de liquidez existentes. De hecho, las alusiones referentes a los efectos de las turbulencias en el banco pasaron de puntillas tanto para la cúpula como para los 15 accionistas del grupo que decidieron tomar la palabra.

Botín, que en octubre cumplirá 74 años de edad -nueve menos que cuando dejó la presidencia su padre-, aseveró que las previsiones realizadas en septiembre por el grupo no han sufrido modificaciones. 'Aspiramos a que el beneficio del grupo en 2008 supere los 10.000 millones de euros', se compromietió el presidente más veterano de la banca. Confirmó, de hecho, que el objetivo de crecimiento del beneficio por acción (BPA) del 15% fijado en septiembre del pasado año. Incluso declaró que subirá al 20%, aunque se diluirá en cinco puntos porcentuales como consecuencia del mayor número de acciones en circulación tras la emisión de 7.000 millones de euros en bonos convertibles que puso en el mercado en 2007 el banco para la compra de ABN Amro.

De esta forma, el beneficio recurrente se situará en 9.800 millones, frente a los 8.111 millones de un año antes. A ellos hay que sumar un mínimo de 605 millones de euros de plusvalías correspondientes a la venta a principios de ejercicio de la Ciudad Financiera de Santander situada en Boadilla del Monte, en Madrid, y a la esperada enajenación de los edificios que posee en la madrileña plaza de Canalejas. Con estas operaciones el beneficio atribuido puede alcanzar los 10.500 millones, un 15,8% superior a los registrados en 2007.

SANTANDER 3,17 1,26%

El crecimiento de sus resultados se apoyan más en sus filiales internacionales que en España, cuyo peso en el total del grupo bajará a menos del 35% a partir del presente ejercicio.

Brasil le aportará unos 3.000 millones de dólares de beneficio bruto, con Banespa y la incorporación de Banco Real -adquirido a ABN Amro-. El británico Abbey le sumará otros 1.400 millones de euros, y la filial alemana de Santander Consumer préve ingresar más de 600 millones, lo que compensará la desaceleración de la economía en España. Botín destacó en un encuentro con la prensa antes de la junta, el expectacular incremento del negocio de Abbey pese a los problemas financieros de Reino Unido. El banquero llegó a cifrar en un 40% el aumento de la concesión de hipotecas de esta entidad en abril y mayo. Botín también descafeinó los efectos de la crisis de liquidez en Santander. Y no descartó aprovechar la crisis para seguir creciendo con compras. 'No estamos obligados a comprar más para crecer, aunque la obligación de la entidad es estar atenta a todas las oportunidades que se presenten', subrayó.

Santander es el séptimo banco por capitalización del mundo, según recordó Botín. Está entre los cinco del mundo por beneficios, pero su ambición por ganar posiciones no tiene límites. 'Seremos el tercer banco del mundo por beneficios' declaró. En la actualidad el primero es el chino ICBC y el segundo el británico HSBC.

Botín también alardeó de que por primera vez Santander vale en Bolsa 'más que el segundo (BBVA), tercero (Popular), cuarto (Sabadell) y quinto (Bankinter) bancos españoles juntos'. Esto es,74.801 millones de euros frente a 70.064 millones. Si se suman Pastor y Guipuzcoano, con 73.916 millones entre todos, Santander sigue valiendo más. El ejecutivo también se quejó del bajo precio de la acción del grupo, 11,96 euros. 'El consenso de los analistas está en 16,5 euros. A mi juicio, este precio sigue sin reconocer el gran potencial de generación de beneficios que tiene', dijo.

DIVIDENDO

10% Santander dará el 1 de agosto el primer dividendo a cuenta de 2008, con una subida del 10% al de 2007.

Momentos difíciles llenos de oportunidades

El vicepresidente y consejero delegado, Alfredo Sáenz, fue el primero en intervenir el sábado en la junta de accionistas. En una escueta exposición reconoció que este año se vivirá 'un entorno de mayor morosidad'. Pese a ello, aseguró que Santander es consciente de que tiene oportunidades, y que sabe 'como explotarlas'. 'Vemos los momentos difíciles como una oportunidad para seguir creciendo, y aprovechando las oportunidades que tendremos ante nosotros', señaló. Sáenz, que es junto a Botín uno de los banquero con más experiencia del mundo, presumió de que en el grupo 'vamos a seguir dando resultados que serán cualitativa y cuantitativamente mejores que los de nuestros competidores'. Declaró que en la actual coyuntura sólo crecerán 'los bancos con un modelo de negocio que les permita seguir ganando clientes y cuota de mercado, que sepan ser más productivos y que tengan una política de riesgos disciplinados'. Sáenz y Botín, alabaron la labor del Banco de España en la crisis financiera.