Eléctrica

Los dividendos sostienen a Endesa pese a las incertidumbres del sector

La posible materialización a corto plazo de la venta de activos de Endesa a Eon es el principal motor de la eléctrica española en Bolsa. Los accionistas de la compañía se beneficiarán de esta transacción con el cobro de dividendos extraordinarios.

Endesa está paliando con los factores específicos que la afectan aspectos que están castigan a otras eléctricas españolas en Bolsa y que, en general, pesan en el mercado bursátil. La compañía que preside José Manuel Entrecanales sube en un mes un 9,06% y un 4,11% en una semana, y se convierte en esos periodos en el tercer y segundo mejor valor del Ibex, respectivamente. Anteayer fue también la compañía más alcista del índice selectivo de la Bolsa española con un rebote del 5,12%. Ayer cerró a 34,41 euros.

Para los analistas, los principales detonantes de este comportamiento son los dividendos extraordinarios que sus accionistas podrían recibir a corto plazo. Señalan que el acuerdo de venta de activos a Eon, ya cerrado, se materializará a corto plazo y que esto supondrá el ingreso de 7.560 millones de euros, de los que unos 4.500 millones serán plusvalías. Y significará, asimismo, el reparto entre sus accionistas de una parte sustancial de esa última cifra. El pacto se cerró el pasado marzo y, aunque quedaron flecos administrativos pendientes, podría llevarse a cabo en las próximas semanas.

Susana Felpeto, analista de renta variable de Atlas Capital, añade que los dos grandes accionistas de Endesa van a mantener esta política de reparto de dividendos que figura en el plan estratégico y que ellos precisan para hacer frente a las cargas adquiridas por la compra de la compañía. De hecho, Acciona presentó también ayer un comportamiento claramente alcista -el mejor del Ibex-, con un rebote del 2,34%.

En este contexto, los expertos destacan que Endesa se consolida como un valor refugio, especialmente en etapas muy volátiles de la Bolsa, con un claro suelo en su cotización. Aunque subrayan que respecto a sus competidoras está marcada por el escaso free float -parte del capital que se negocia en Bolsa- que sólo asciende al 7% de sus acciones.

Frente a esta evolución, los analistas señalan que la política tarifaria sigue creando incertidumbres en el sector eléctrico. Pese a que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, manifestó anteayer que las tarifas eléctricas subirán entre un 5% y un 6% a partir del 1 de julio, quedan aspectos relevantes que no han sido despejados.

En este sentido, los analista de Espírito Santo señalan que el déficit de tarifas -la diferencias entre los costes globales de suministro y los que se reconocen en las tarifas- no se va a solucionar con el incremento anunciado y que, incluso, continuará aumentado en el futuro. 'Va a ser una suerte de incertidumbre para el sector hasta que se solucione', manifiestan.