Fondos

La inestabilidad pasa factura a la gestión alternativa

La enorme inestabilidad que reina en los mercados ha puesto a prueba a los gestores de fondos y pocos reciben el aprobado este año. Los fondos de gestión alternativa, más flexibles al estar basados en una gestión activa, son de los que mejor capean el temporal, pero no han podido evitar las pérdidas, que se sitúan de media ponderada en el 2,32% desde enero, según datos de VDOS.

El entorno no acompaña. La fuerte desaceleración económica, la crisis de liquidez, las heridas del sector financiero y acontecimientos extraordinarios como el rescate de Bear Stearns han dificultado la labor de los gestores de fondos, lo que ha creado un entorno hostil que ha dejado números rojos en muchas carteras de inversión.

Los fondos de gestión alternativa, con algunos de los mejores profesionales al mando y en teoría mejores para capear épocas de incertidumbre por la flexibilidad de la gestión, lo han hecho mejor en términos relativos, aunque los inversores que hayan apostado por ellos deberán conformarse con unos rendimientos bastante planos en términos generales, si no con pérdidas.

La rentabilidad media de estos productos, según la clasificación VDOS, es negativa, del 2,32% a 30 de mayo. Un rendimiento mejor que la caída del 10,4% del Ibex en el año, pero con un gran número de fondos en negativo. Así, de los 141 fondos para los que hay datos, entre ellos los monetarios dinámicos y fondos de inversión de alta y baja volatilidad, 68 están en positivo mientras que los 73 restantes pierden en lo que va de ejercicio.

Dentro de los fondos nacionales hay un claro ganador. El Okavango Delta de Abante gana el 10,84%

La mayor caída, del 14,41%, corresponde a Gaescoquant y al fondo de inversión libre Morgan Stanley Ideas (-10,42%). Luego hay 18 fondos que retroceden entre el 8% y el 4%, siete sufren caídas de por encima del 3%, mientras que el resto pierde menos de esa cifra. En el terreno positivo hay pocas alegrías. Las rentabilidades son bastante planas. De hecho, el grueso no supera el 2% de rentabilidad, aunque hay una clara excepción. El fondo Okavango Delta, de Abante, acumula una rentabilidad del 10,84% a 30 de mayo. El siguiente es un fondo de fondos hedge, Altex Bajo Riesgo, que gana un 5,11%.

No hay datos disponibles para buena parte de los fondos de inversión libre, que no tienen obligación de proveer información mensualmente. Para los que sí hay datos se percibe una evolución desigual. Hay con ganancias interesantes (caso de Altex Bajo Riesgo) y acusadas pérdidas, como sucede con Morgan Stanley Ideas o Bestinver Hedge Value, que cede un 8,68%.

Desde la industria se pide paciencia a los inversores ya que, aseguran, los fondos de gestión alternativa aprovecharán estos momentos de inestabilidad para encontrar oportunidades de inversión. 'Los hedge funds a veces tienen problemas en momentos de cambio de tendencia pero tienen ventajas porque pueden adaptarse al entorno mucho mejor', explica Frank Pauls, responsable de Man Investments para España y Portugal.

El gran enemigo, la falta de liquidez

La ausencia de liquidez en el momento actual ha supuesto un freno a las actuaciones de los fondos de inversión libre. Muchos inversores han retirado dinero de los fondos en busca de depósitos más seguros, pero esa no ha sido la única consecuencia. Muchos fondos también han visto restringida su capacidad de apalancamiento. Los bancos han cortado las líneas de crédito y además se han enfrentado a unos costes de financiación mayores.

Los fondos de inversión libre y los fondos de fondos hedge disfrutan un buen entorno para posicionar sus carteras de cara a los próximos meses y años, asegura Borja Largo, director de Investment Consulting de Allfunds. 'Hay oportunidades para los que invierten en entornos de estrés o por ejemplo hay grandes descuentos en promociones inmobiliarias, pero ver los resultados llevará años'.