Turbulencias financieras

El Budesbank afirma que los mercados han entendido bien la advertencia lanzada por el BCE

El presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Axel Weber, afirmó hoy que la actual tasa de inflación, así como las previsiones a medio plazo, colocan en un estado de "elevada alerta" a la institución emisora, que en el día de ayer envió una clara señal que "parece haber sido bien entendida" por los mercados y el público en general de que tal perspectiva "no es aceptable".

En un discurso pronunciado ante la London School of Economics, el 'halcón' del BCE apuntó que incluso bajo la optimista presunción de que la reciente dinámica en los precios de las materias primas se relaje sobre el horizonte de las proyecciones y que no haya efectos de segunda ronda, las tasas de inflación armonizada se mantendrán muy por encima de la definición de estabilidad de precios bastante avanzado el próximo año "y los riesgos para esta proyección están claramente al alza".

En este sentido, el presidente del BCE, Jean Claude Trichet, anunció ayer que los especialistas de la institución habían revisado al alza sus pronósticos de inflación armonizada y ahora consideran que la media anual se situará entre el 3,2% y el 3,6% en 2008, para moverse entre el 1,8% y el 3% en 2009, lo que supone un "marcado incremento" como reflejo del encarecimiento del petróleo, de los alimentos y de algunos precios en el sector servicios.

"La perspectiva de estabilidad de precios es la aguja mágnética de la brújula del Consejo de Gobierno a la hora de establecer la política monetaria del Eurosistema", dijo Weber, quien subrayó que "dado nuestro enfoque en la estabilidad de precios, el Consejo de Gobierno ha mandado una clara señal a los mercados y al público, que parece haber sido bien entendida, de que tal perspectiva de inflación no es aceptable".

Por otro lado, Weber destacó que los fundamentales de la zona euro son "sólidos" respecto al crecimiento real de la economía, una visión subrayada por las proyecciones de los economistas del BCE, así como por las estimaciones publicadas hoy por el Bundesbank en lo que se refiere a la primera economía del bloque.

"Aunque veremos una moderación en las tasas de crecimiento en los próximos trimestres, tanto en la eurozona como en Alemania, a finales de año habremos alcanzado el punto de inflexión. Además, esta moderación del ritmo de crecimiento deben ser observadas en el contexto de la positiva evolución del primer trimestre. Analizando la volatilidad de las cifras trimestrales es evidente que el actual ciclo es resistente y robusto", dijo Weber.

Los economistas del BCE revisaron ayer al alza sus previsiones de crecimiento para la zona euro, que ahora se sitúan en un rango de entre el 1,5% y el 2,1% para 2008, y entre el 1% y el 2% en 2009, en la parte alta de las estimaciones publicadas en marzo.

Empeora sus perspectivas de inflación

El banco central de Alemania prevé un empeoramiento de las presiones inflacionistas por el encarecimiento de la energía y de los alimentos, por lo que ha revisado siete décimas al alza sus perspectivas de inflación armonizada para 2008 y 2009, hasta el 3% y el 2,2%, respectivamente.

En este sentido, la institución apuntó que "incluso con una bajada gradual de las presiones de precios en los sectores energéticos y una corrección en el precio de los alimentos no espera que los precios al consumo caigan por debajo del 3% antes de finales de 2008".

"En su conjunto, los riesgos al alza sobre el desarrollo futuro de los precios predominan tanto en el corto como en el medio plazo", indicó la institución.

Respecto a la evolución de la economía alemana, el Bundesbank afirmó que, tras un fuerte arranque de año, el crecimiento mantendrá un ritmo "más apagado" antes de volver a cobrar fuerza a finales de 2008 ó a principios de 2009.

De este modo, el banco central de Alemania pronostica un crecimiento del 2,25% en el presente curso y del 1,5% en 2009, lo que arroja una media en términos ajustados de calendario del 2% en 2008, cuatro décimas por encima de la anterior previsión de diciembre, pero un 0,6% menos para la previsión de 2009.

Por otro lado, el Bundesbank apuesta por el mantenimiento del buen tono en el mercado laboral alemán y pronostica que el número de personas empleadas podría incrementarse en un 1,5% en 2008, hasta los 40,3 millones de trabajadores, mientras que en 2009 este crecimiento del empleo se ralentizará para aumentar ligeramente por debajo del 0,5%.

"El desempleo continuará bajando, disminuyendo en unas 500.000 personas hasta cerca de los 3,3 millones de parados en 2008 y a una media anual de 3,2 millones en 2009", indicó el Bundesbank, que espera que la tasa de desempleo del país baje hasta el 7,8% en 2008, frente al 9% del año anterior, y al 7,6% en 2009.