Cuentas

Villalonga audita al Valencia para cerrar su entrada en el club

Si nada se tuerce, la venta del Valencia C. F. a Juan Villalonga se anunciará en breve. El Banco Espírito Santo, al que el ex presidente de Telefónica está vinculado, ha reclamado en los últimos días varios informes sobre la situación financiera de la entidad para que Villalonga pueda plantear a Juan Soler una oferta definitiva.

El banco portugués Espírito Santo ha incrementado de manera notable en la última semana las peticiones de información al Valencia C. F. en lo que se asemeja bastante a una auditoría previa para que Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica, presente una oferta definitiva a Juan Soler por el control del club de Mestalla, según ha podido saber CincoDías. El banco, que podría financiar la operación, se limitó a aclarar que Villalonga es administrador de Espírito Santo Financial Group.

El ex presidente de Telefónica ha mantenido ya varios contactos con Soler, el último hace poco más de una semana, cuando visitó Valencia para reunirse primero con José Luis Olivas, presidente de Bancaja, que es el mayor acreedor del club. Aquel día, Villalonga y Soler mantuvieron un encuentro en el que se acercaron bastante las posturas.

Pese a que Villalonga llegó a la esfera del Valencia de la mano de un consejero del club, Vicente Soriano, lo cierto es que esta figura de mediador desapareció en el momento en que el ex presidente de Telefónica descubrió que no era un aliado de Soler, sino un opositor.

El ex presidente de Telefónica puede contar con el apoyo de fondos para esta operación

Este elemento es clave, ya que Villalonga está interesado en adquirir al menos un 51% de las acciones del club, mientras que Soler controla alrededor del 40%. Villalonga llegó a instar a Soler a que comprase la parte de Soriano, en torno al 10%, para agilizar la operación. De momento esta situación no se ha producido.

Otro aspecto también clave en la operación es el apartado inmobiliario. El Valencia tiene en marcha la construcción del nuevo estadio y la necesidad de vender las parcelas del actual Mestalla para su aprovechamiento urbanístico una vez se inaugure el nuevo terreno de juego. Según las fuentes consultadas por este periódico, Villalonga quiere que en el acuerdo final el precio que pague por el paquete accionarial de Soler esté vinculado a la finalización de estos dos aspectos. Por tanto, Villalonga pagaría una primera cantidad fija y una segunda variable a medida que se cumplan los objetivos inmobiliarios, de los que se tendría que encargar el propio Soler, por el interés que le supondría, aunque ya no estuviera en el club. Villalonga ya dejó claro su interés en dedicar sus esfuerzos a los apartados de marketing e internacionalización de la entidad.

Respecto al precio, no ha trascendido las cantidades que se barajan, aunque sí que parece claro que los 70 millones que pidió inicialmente Soler por su 40% son excesivos.

La negociación se está llevando básicamente entre cuatro personas. Juan Villalonga cuenta con el valenciano José María Más Millet, secretario del consejo durante su mandato en Telefónica, mientras que Soler ha confiado en Jesús Wollstein, recién nombrado consejero delegado, puesto al que llegó desde el departamento de comunicación tras abandonar Soler la presidencia.

Villalonga, conectado con el mundo financiero, podría contar con el apoyo de fondos para esta operación.

El patrocinador 'fantasma' y la carta 'olvidada' de Toyota

Hay cosas que sólo pueden pasar en el Valencia de estos últimos años. Toyota, patrocinador del club en las últimas temporadas, remitió hace ya tiempo una carta a la entidad en la que anunciaba su intención de no continuar. Esa carta acabó en un cajón hasta que dos meses después alguien la descubrió. El Valencia se dio cuenta entonces que no tenía patrocinador, por lo que recurrió a la Administración. Y de ahí, auspiciada por Generalitat y Ayuntamiento, se creó la marca Valencia Experience. Según una nota difundida el viernes, la marca, destinada a promocionar la ciudad, está gestionada por la empresa privada GPC. No se aclara quién aportará los seis millones que cobrará el Valencia por llevar la marca una sola temporada.