Los efectos de la desaceleración

Las arcas públicas sufren la crisis inmobiliaria

La recaudación por vivienda se desploma hasta marzo.

La crisis en el sector inmobiliario está mermando seriamente la arcas autonómicas. En los tres primeros meses del año, la recaudación por el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados -que grava la compraventa de vivienda de segunda mano- ha caído un 47% en Cataluña respecto al mismo mes del año anterior.

En el caso de la Comunidad de Madrid, 'se han producido también importantes descensos en la recaudación respecto a lo previsto inicialmente', reconoce la consejera de Hacienda, Engracia Hidalgo. La evolución hasta marzo se sitúa en una 'tónica similar' a la ya producida en 2007 en la comunidad madrileña, en donde los ingresos cayeron un 25%.

Aunque la mayoría de comunidades aún no ha publicado la ejecución presupuestaria del primer trimestre, la opinión generalizada es que la caída que se ha producido en Cataluña y la que ya ha anunciado Madrid se repetirá en la casi todas. Así, en Castilla-La Mancha, la pérdida de ingresos por el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados durante el primer trimestre de este año alcanzó el 20%, respecto al año anterior.

El asunto no es baladí. El impuesto de transmisiones patrimoniales supuso unos ingresos para el conjunto de las comunidades de casi 5.000 millones de euros en 2005, último ejercicio liquidado por la administración. En 2007, los presupuestos autonómicos preveían ingresar 10.000 millones de euros, un 111% más que lo que recaudaron en 2002. Según estos presupuestos, el peso del impuesto representa el 40% de la recaudación del conjunto de impuestos totalmente cedidos.

La merma de las cuentas públicas, que a nivel estatal se está notado especialmente en el IVA, cuya recaudación cayó un 5,7% en el primer trimestre de este año, dificultará sobremanera la obtención de un superávit autonómico del 0,25% que previó el Gobierno en los presupuestos en 2008. De hecho el año pasado, los territorios autonómicos cerraron con un déficit global del 0,2% del PIB, según las estimaciones de Hacienda.

Esta evolución negativa de los ingresos se produce a las puertas del debate sobre la reforma de la financiación autonómica. Algunas voces, como la del presidente de Andalucía, Manuel Chaves, ya han propuesto posponer el debate. Algo que desde Cataluña se ha rechazado enérgicamente. Por el momento, desde Economía, aseguran que el calendario de reforma se cumplirá. Lo que implica llegar a un acuerdo político antes del 9 de agosto, como señala el Estatuto de Cataluña.