Los efectos de la desaceleración

El frenazo económico se acentúa en Cataluña y Valencia

Absorben la mitad de la caída en compraventas de casas y una gran parte del deterioro en la industria.

El proceso de desaceleración en el que está inmerso la economía española no es homogéneo. Los efectos derivados de un menor crecimiento se están reproduciendo con mayor intensidad en unas comunidades que en otras, aunque todas ellas ya han anunciado planes contra la desaceleración. Aquellas que tienen fuertemente concentrada su riqueza en la construcción, como Cataluña o la Comunidad Valenciana (gracias fundamentalmente al boom de la segunda residencia vacacional) están siendo las más afectadas por el frenazo, agravado por la desaceleración experimentada por la industria y el consumo de los hogares en el primer trimestre del año.

El sector más perjudicado es el inmobiliario. Dos estadísticas que avalan esta tesis son las compraventas de vivienda y las de casas iniciadas. En la primera, el número de operaciones ha pasado de una media mensual de 73.401 en febrero de 2007 a 55.462 en el mismo periodo de este año. En esa pérdida de casi 18.000 compraventas han jugado un papel decisivo la Comunidad Valenciana y Cataluña, en donde se han dejado de realizar 4.809 y 3.174 operaciones en tasa interanual, prácticamente la mitad de la caída.

Algo similar ha ocurrido con las viviendas iniciadas, cuyo ritmo se ha reducido a la mitad en el mismo periodo (al pasar de 62.333 a 33.276 al mes). Esta caída ha sido generalizada en todas las comunidades aunque ha sido especialmente visible en tres regiones (Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña) que, por este orden, representan una de cada dos casas que se han dejado de construir. Entre la Comunidad Valenciana y Cataluña suponen una de cada tres. Ese fuerte descenso se ha producido por el exceso de oferta, el encarecimiento de los precios y la menor demanda de segunda vivienda, en especial por los extranjeros.

A la pérdida de actividad en la construcción le ha seguido casi de inmediato el deterioro del empleo. El número de parados registrados en los servicios de empleo creció en 37.542 personas en abril y uno de cada tres procedía de la construcción. Por lo tanto, las regiones más afectadas han sido las vinculadas al sector inmobiliario. De este modo, la tasa de paro creció un punto en Cataluña en un trimestre, mientras que en la Comunidad Valenciana pasó del 9% al 9,6% de la población activa.

Otra lectura se puede realizar desde las cifras de afiliación. Pese a la desaceleración de la economía, el número de personas afiliadas a la Seguridad Social sigue creciendo (195.472 personas en lo que va de año) y sólo se han producido caídas en tres regiones (Canarias, Aragón y Comunidad Valenciana). Especialmente significativo es el descenso en esta última comunidad, en la que han desaparecido de las listas de la Seguridad Social más de 12.000 trabajadores.

Anticipándose a la fuerte caída en el sector de la construcción, el Ejecutivo había previsto que la industria tomara el relevo como motor de creación de empleo. Un fenómeno que se produjo tan sólo en el primer semestre de 2007, en el que la producción industrial acumuló fuertes avances. Desde esa fecha, el indicador ha caído con fuerza (especialmente en los tres primeros meses de 2008). La más afectada ha sido la Comunidad Valenciana, que ha encadenado diez meses de fuetes caídas por la competencia china a los sectores del juguete o el calzado.

Al menor vigor de la construcción y la industria se ha sumado el consumo. Las ventas del comercio al por menor han descendido con fuerza en marzo (un 8,7%). Las regiones más afectadas son País Vasco y Madrid, con una bajada del 11,7%. Un factor que ha frenado el consumo familiar es el fuerte repunte de los precios. La inflación, máximos históricos, ha castigado especialmente a los ciudadanos de Cantabria y Castilla y León, donde se registraron los mayores crecimientos de precios en marzo, con un 5% y un 4,8% respectivamente.

Aragón: Es la única región que acelera su crecimiento por las obras de la Expo 2008

Aragón es la excepción que confirma la regla de la desaceleración. Según las estimaciones realizadas por la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) es la única comunidad autónoma cuyo PIB se aceleró en 2007 respecto al anterior ejercicio, al pasar de un incremento del 3,81% al 4,16%. El dato oficial, que ofrece el INE, no ha sido publicado aún.

En la consecución de ese hito ha tenido un fuerte protagonismo la obra civil ligada a las obras de la Exposición Universal en Zaragoza, que la han situado como la región en la que se produjo una mayor expansión de la construcción.

La menor desaceleración de la construcción no ha sido, sin embargo, obstáculo para que el desempleo creciera con fuerza, al pasar del 5,1% al 6,0% en doce meses. La principal razón para este deterioro del mercado laboral es el mayor peso del sector servicios sobre la construcción. De los 42.402 parados que había en Aragón en abril, 25.850 procedían del sector de servicios, 7.176 de la industria y tan sólo 5.552 de la construcción.

Baleares: La tasa de paro se duplica en un año por la dependencia del sol y playa

La excesiva dependencia de un sector es un buen colchón para una economía regional durante una fase de expansión, pero cuando cambia el ciclo, la desaceleración económica se produce con muchas más fuerza que en el resto de las regiones. Así lo han podido comprobar en Baleares, donde el turismo supone el 50% del producto interior bruto y absorbe a uno de cada tres puestos de trabajo que se generan. Esa fortaleza le ha convertido en el segundo destino más visitado de España, con más de 10 millones de turistas al año.

En 2007, el frenazo económico de sus dos grandes mercados emisores (Reino Unido y Alemania) ha provocado unos crecimientos muy pobres en el número de llegadas (un 0,7% en tasa interanual) y un frenazo de los ingresos turísticos, que han caído un 0,2% en el primer trimestre de 2008. Ese parón tan fuerte en la actividad se ha transmitido de forma directa al empleo, al duplicarse la tasa de paro en un año. En ese periodo, el número de parados ha pasado del 5,5% al 10,7% de la población activa.

Madrid: Los ingresos por turismo crecen un 22,5% por las líneas de bajo coste

La llegada de las tres grandes líneas de bajo coste (Ryanair, Easy Jet y Air Berlin) al Aeropuerto de Barajas y el fuerte avance que ha experimentado el turismo urbano ha provocado que el sector recupere peso dentro de la economía regional de Madrid. En el primer trimestre de 2008, según los últimos datos del Ministerio de Industria, los ingresos por turismo en Madrid se elevaron a 1.102 millones de euros, lo que supone un incremento del 22,5%, el mayor registrado en todas las regiones.

No obstante, Madrid también ha sentido en sus cuentas los efectos de la desaceleración. El crecimiento del PIB se ha desacelerado casi un punto, según las estimaciones de la Fundación de las Cajas de Ahorro, al pasar de crecer un 4,55% al 3,57%. El principal responsable es el sector inmobiliario. En febrero se iniciaron 2.189 casas, la mitad que hace un año. El efecto sobre el empleo, sin embargo, ha sido menor que en otras comunidades autónomas, ya que el peso de la construcción es mucho menor que el de los servicios.

Andalucía: El parón de la construcción lleva al desempleo a 90.000 personas

Una de cada seis viviendas que se inician en España se hacen en Andalucía. El parón de la construcción, por lo tanto, ha pasado factura a la actividad y al empleo relacionado con el sector inmobiliario.

Buena prueba de ello es el número de viviendas iniciadas en febrero de 2008 (5.627 viviendas), menos de la mitad que un año antes.

El menor ritmo constructor ha tenido también su reflejo en el PIB, que se ha desacelerado ocho décimas, y en el empleo, puesto que la tasa de paro ha crecido tres puntos en un año. En abril había 545.519 personas desempleadas, de las que el 90.030 procedían del sector.

Consciente de esa situación, la Junta de Andalucía aprobó a finales de 2007 un plan de choque, en el que se prevé, entre otras medidas, un gasto de 100 millones para la compra de suelo destinado a vivienda de protección oficial (VPO). El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, ya ha avanzado, además, la posibilidad de reconvertir parte de la vivienda construida o en proceso de construcción en VPO.