Divisas

Deuda pública en el entorno del 4%

La deuda pública es uno de los recursos más utilizados por los inversores para poner a buen recaudo sus ahorros en tiempos de incertidumbre en la renta variable como el actual. Ofrecen la seguridad del Tesoro público -el Reino de España goza de una calificación triple A, la máxima otorgada por las agencias de rating internacionales- y unos rendimientos que ahora mismo superan las cotas que ha alcanzado la inflación.

Estos títulos se pueden adquirir a través de dos vías: en las subastas que celebra periódicamente el Tesoro o bien en el mercado secundario a través de un intermediario financiero. A partir de 2007, la deuda tributa a un tipo fijo del 18% como el resto de los productos de ahorro.

En estos momentos, las obligaciones a diez años cuentan con una rentabilidad, que se mueve en sentido inverso a los precios, del 4,2%, según el resultado de la última subasta celebrada por el Tesoro, y en el mercado cotizan en el entorno del 4,4%.

Los plazos más cortos, como es lógico, se sitúan por debajo, aunque las recientes tensiones en los mercados crediticios internacionales han provocado una circunstancia poco habitual, en la que los diferenciales entre unos y otros prácticamente han desaparecido.

Así, el Tesoro colocó el mes pasado bonos a tres años con un interés del 3,9% y a cinco, del 3,96%. Las letras a un año, uno de los productos más populares y más demandados por los particulares, rentan un 3,95%.

'La curva está muy plana en Europa. Los tipos a corto plazo están en unos niveles muy similares a los de largo (el euríbor a tres meses cotiza en el interbancario en el 4,85%), por lo que no tiene mucho sentido comprar ahora bonos. Tendría interés si pensáramos que los tipos a largo van a caer de forma importante y nos desprendiéramos de ellos antes de su vencimiento', explican en Inversis Banco.

También José Luis Martínez, estratega de Citi en España, asegura que es más aconsejable adquirir deuda a un plazo de entre dos y tres años. 'Soy negativo con los bonos. Las rentabilidades -esto conlleva caídas en los precios- van a subir más en la zona larga de los tipos y van a bajar en la corta', explica.

Divisas

Otro de los dilemas es si es más oportuno invertir en activos en dólares o en euros. En este sentido, Antonio Zamora, director de análisis de Banco Urquijo, asegura que 'los primeros tienen ahora más atractivo porque han saltado las primeras señales de un posible cambio de tendencia del dólar. Las perspectivas que maneja el mercado son que la divisa estadounidense ha superado ya la crisis y que sería raro que no hubiera tocado ya suelo'.

El billete verde tocó hace unas semanas mínimos históricos en 1,6 dólares por euro, pero ahora cotiza a 1,54. Este analista,

no obstante, advierte que los ahorradores deben tener siempre muy presente los riesgos adicionales que implican este tipo de inversiones. En deuda, cree que lo más interesante es apostar por los mercados monetarios a corto plazo.