_
_
_
_
Medios de pago

BBVA y Santander se disputan las tarjetas de América Latina

Los grupos españoles son los mayores emisores de 'plástico' de la región

BBVA y Santander siempre se vigilan con el rabillo del ojo. En España, Estados Unidos o Argentina. Tanto da. Y las tarjetas son un área más de disputa. Los dos grupos son los mayores emisores de plásticos de América Latina, según los datos difundidos por The Nilson Report en diciembre de 2007. Ningún otro conglomerado financiero les hace sombra en el conjunto de la región, si bien en algunos mercados como México, Brasil, Colombia o Venezuela, se encuentran con competidores de peso.

BBVA es el líder por volumen de dinero gestionado. Los productos del grupo que preside Francisco González movieron 67.991,3 millones de dólares, de los que 12.479,5 millones correspondieron a compras realizadas en los comercios y, el resto, a dinero retirado del cajero.

Santander, en cambio, supera a su contrincante en número de tarjetas emitidas (29,7 millones frente a 25 millones) y gasto en tiendas (14.070,4 millones). La incorporación de Banco Real, la antigua filial del holandés ABN Amro en Brasil, permitirá al grupo que preside Emilio Botín acortar distancias con BBVA en volumen de negocio. Así, las tarjetas de Santander en la región anotarán una subida del volumen de dinero gestionado de 7.718,2 millones, de los que 6.329,1 millones corresponden a pagos en datáfonos.

Las tarjetas son la puerta de entrada a la banca y al crédito para muchas personas de bajo nivel adquisitivo

Bancomer es, con diferencia, la joya de la corona en América Latina. Su negocio de tarjetas supera ampliamente las actividades que desarrollan las filiales de otros países, así como la de su rival doméstico Santander Serfin, que es a su vez la franquicia más activa en el negocio de los medios de pago para el grupo encabezado por Emilio Botín.

Aunque las naciones latinoamericanas comparten algunas características comunes como una distribución muy polarizada de la renta y una alta dependencia de muchas economías domésticas de las remesas que envían familiares desde el extranjero, existen notables diferencias en materia de medios de pago de un país a otro por razones históricas, demográficas, económicas y culturales.

Brasil 'tiene la mayor penetración de tarjetas de débito en la región, pero el valor promedio de las transacciones con tarjeta de débito continúa siendo baja', indica el informe La evaluación de los sistemas de pago en América Latina elaborado en 2005 por Economist Intelligence Unit. Y en México, la banca ha desarrollado una 'modernización importante de la infraestructura de pagos e introducido nuevos productos (...). Ha realizado un progreso sustancial en promover las tarjetas de débito de nómina'.

Entre los problemas que afronta la región figuran, según el estudio elaborado por el centro de investigación de la revista The Economist, 'una penetración bancaria baja, el arraigado uso de cheques y las oportunidades para evadir impuestos mediante el uso de efectivo'.

Los gobiernos impulsan los pagos electrónicos al favorecer las tarjetas nómina pago del salario en cuenta corriente, desalentar los talones, ofrecer descuentos del IVA y promover las nuevas tecnologías.

Las tarjetas son la cuña en el proceso de bancarización en América Latina porque familiarizan a los consumidores de bajo nivel adquisitivo con los productos bancarios y facilitan, por primera vez en muchos casos, acceso al crédito.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_