5d / Inversión

Valores para capear tiempos de incertidumbre

Aunque no existan áreas exentas de riesgo, los expertos creen que 'telecos', concesionarias y energía son ahora los valores más idóneos.

Cuando la mayor parte de los índices bursátiles mundiales están en negativo y pocos sectores se escapan de los números rojos, seleccionar los valores mejor inmunizados frente a las incertidumbres que planean en el horizonte es todo un reto para gestores y analistas. Una conclusión compartida por estos expertos es que apostar sobre seguro es ahora muy difícil. Pero añaden que algunas empresas, por las áreas en las operan y por sus características, están mejor preparadas para ofrecer menos riesgo y una volatilidad más baja a un inversor que no sea ni muy audaz ni muy conservador y que opte por la Bolsa a medio plazo.

El retrato robot de los sectores que pueden actuar ahora de refugio, en opinión de Julio Carrión, director de renta variable de Urquijo Gestión, contaría con los siguientes factores: crecimiento en beneficios, sólidos balances, bajo endeudamiento y elevada rentabilidad por dividendo.

Concesionarias de infraestructuras, telecomunicaciones ­pese a su mal comportamiento en 2008­, energía y utilities (eléctricas y otras empresas de servicio público) son los sectores que mejor encajan con esos requisitos, según los expertos de Ibercaja, Norbolsa, Atlas Capital, Urquijo y Self Trade, entre otros.

Pero las estadísticas muestran que, aunque algunos sectores son teóricamente más defensivos que otros, su comportamiento depende mucho del ciclo; y los que lo han hecho muy bien un año pueden hacerlo mal el siguiente.

Además de los aspectos generales citados se aducen otras razones específicas. Félix López, director de Atlas Capital Gestión, considera que las concesionarias están menos unidas que otras compañías al ciclo económico. De telecomunicaciones, el experto de Urquijo destaca que cuentan con valoraciones atractivas, con una fuerte capacidad de crecimiento y con buenos dividendos.

Y de las petroleras, que todavía no reflejan en sus cotizaciones los elevados precios del crudo, Alberto Espelosín, director de Ibercaja Gestión, señala que están presentando resultados mejores de lo previsto. Es el caso de BP y Shell. De esta área, algunos prefieren las empresas más centradas en la exploración y producción de hidrocarburos y las de servicios petrolíferos.

Se citan, asimismo, otro sectores, como alimentación y bebidas, tecnológicas y farmacia. Estas últimas compañías habrían ya descontado en sus cotizaciones los problemas que han encontrado ante las autoridades reguladoras con algunas patentes, así como la competencia de los genéricos.

Pese a que recursos básicos ­mineras y metalúrgicas­ representan el único sector del Euro Stoxx en positivo en el año, cuentan aún con adeptos, que estiman que les queda recorrido en Bolsa, aunque se produzcan algunas correcciones puntuales. El argumento que se emplea a su favor es que la oferta de minerales no va a crecer fácilmente y que el tirón de la demanda no es coyuntural. Y que ambos elementos, más que la especulación, son la base de la subida de ingresos y cotizaciones.

Citi es una de las entidades que recomienda comprar mineras y metalúrgicas, además de petroleras, gasistas, eléctricas, distribuidoras de agua y empresas productoras de alimentación. Y en la lista de preferencias de Merrill Lynch aparecen igualmente las materias primas. El grupo de sectores recomendados se completa con petróleo, telecomunicaciones, distribución de alimentos y seguros.

Merrill Lynch justifica esas propuestas con argumentos sobre el impacto de la recesión y la inflación en los mercados y en la economía mundial, y añade que la situación actual presenta características diferentes a la de otros momentos bajistas de la historia. Y son esas divergencias las que les empujan a realizar sus propuestas de inversión en petróleo y materiales básicos.

Así, el equipo que dirige Karen Olney tiene presente el aumento del consumo de los emergentes. Cita, entre otros datos, que el crecimiento de la venta de automóviles en Rusia se eleva al 10% y que la demanda de billetes aéreos lo hace en una cifra similar. Después de radiografiar el sector, los expertos estiman que es preciso descender al análisis de las empresas, ya que no todas cumplen por igual con los factores que las pueden hacer más fuertes y menos volátiles. Alberto Espelosín, de Ibercaja, pone como ejemplo la situación dispar de los miembros de un sector que no figura en el ranking de favoritos: el financiero. Para él, frente a algunas entidades que presentan pérdidas y que deben sanear sus balances, están otras ­básicamente los dos grandes bancos españoles: Santander y BBVA­ que lo han hecho mejor.

En esta línea de nombrar valores, Alicia Jiménez, directora de análisis de Self Trade, señala que dentro de las tecnológicas la sueca Ericsson ha presentado resultados mejor de lo previsto, y que Indra lo puede hacer relativamente bien.

Da otro ejemplo de cómo algunas empresas pueden superar los aspectos negativos que afectan a su sector. Se trata de Sol Meliá, al que considera un valor atractivo. ¢Esta compañía hotelera queda menos perjudicada que otras de su área por la fortaleza del euro y la competencia de las áreas dolarizadas, ya que está bien preparada para transportar turistas europeos a sus hoteles del área del Caribe¢, añade. Y las predilectas del director de renta variable de Urquijo Gestión son Telefónica, France Télécom, KPN, Iberdrola, Eon, Total y Eni.

Sectores a evitar

La estrategia sectorial tiene otra cara: las áreas en las que ahora es mejor no entrar por estar más afectadas por crisis internas o por las circunstancias macroeconómicas. La banca es uno de los que ahora ofrecen dudas, aunque se matice que no todas las entidades financieras están en la misma situación. Además los expertos añaden que tienen a su favor que, como se ha visto últimamente, los Gobiernos no están dispuestos a abandonar a los bancos a su suerte.

Son las inmobiliarias europeas las que despiertan más recelo a corto y medio plazo, pese a que algunas coticen a precios atractivos. También consumo y textiles ya que, como se ha reflejado en Inditex, pueden verse afectadas por la menor demanda. Y los expertos de Citi se muestran pesimistas con distribución, entre ellas Mark & Spencer.

Para los audaces, las apuestas se modifican

Si el perfil del inversor cambia a más agresivo, la cartera admite alegrías renovadas. Esta es una visión aceptada por los expertos, quienes estiman que algunos sectores cuentan con posibilidades de ganancias siempre que se asuma algomás de riesgo. Y que se conozcan los mecanismos que permiten a los ahorradores beneficiarse de la elevada volatilidad de los mercados.

Para Alfredo Álvarez- Pickman, director de inversiones de Espíritu Santo, para los inversores más agresivos son recomendables las financieras, en las que ahora se pueden encontrar valor oculto, en contraposición a las energéticas y utilities, más conservadoras. Desde Norbolsa se aconseja la opción de industria, banca, pero con criterios selectivos, y aseguradoras, frente a eléctricas, telecos, petroleras y alimentación (menos riesgo).

El panorama también cambia si lo que se modifica es el horizonte de las compras. Lo que ahora es una opción llena de incertidumbres puede contar con atractivo a largo plazo, es decir, si éste se alarga a dos o tres años. Así, el director de Atlas Capital manifiesta que las inmobiliarias, si se elige una compañía que no esté afectada por problemas de valorización de sus activos, puede ser una buena opción. Se trata, añade, de un consumo que está garantizado. Y a largo plazo, los bancos no afectados por las subprime se consolidan como las firmas más citadas por los expertos.

Un sistema más eficaz cuando cambia el ciclo

¿Es la selección por sectores la vía más idónea para enfrentarse a las amenazas que acechan en tiempos inciertos? Bettina Gallego, gestora de Inversis, considera que el sistema puede ser válido, pero que su grado de eficacia difiere en función del momento de la Bolsa. Manifiesta que se pueden establecer tres etapas en la trayectoria de los mercados. En una de ellas, todos los valores se comportan muy bien o muy mal, por lo que, aunque hay diferencias por sectores, siempre se gana o se pierde mucho dinero.

En esos momentos, en su opinión, la distinción por áreas no es muy relevante. Un momento diferente es la que se inicia con el cambio del ciclo. ¢La elección por sectores toma más fuerza: se ha demostrado cómo han acertado los ahorradores que en este año ha invertido en materias primas en detrimento de otras áreas¢, añade. Una tercera etapa se caracteriza por el caos y la elevada volatilidad. En ella, Bettina Gallego estima que es preferible mirar más los valores. Actualmente estamos entre la etapa dos y tres. Pero hay otros aspectos para unirse al sistema, como destaca Félix López. ¢Hay algunos sectores que no se pueden obviar a la hora de constituir una cartera diversificada¢, concluye.

Y como se comprueba en las estadísticas de los últimos años, no es que las diferencias entre un sector y otro sean actualmente más elevadas, pero ahora sí se puede pasar de ganar algo a obtener pérdidas más que cuantiosas.