Autonomías

Madrid saca ocho millones de metros para vivienda en alquiler

La Comunidad de Madrid presentó el viernes un paquete de medidas para estimular la construcción de vivienda protegida, que en la región se ha desplomado un 78% hasta marzo. Destaca la puesta en el mercado de suelo para 12.000 casas en alquiler y el aumento del 12% del precio básico de la VPO.

La consejera madrileña de Vivienda, Ana Isabel Mariño, no ocultó el viernes la preocupación de su Gobierno ante lo que constatan las cifras. La compra de casas cayó un 27,1% en enero, según el INE, mientras que las preventas, término que se utiliza sobre todo en el mercado de nueva construcción para medir el número de reservas, se desplomó un 80%, según el sector.

En el caso de Madrid, la crisis parece estar haciendo mella también en el mercado de la vivienda protegida (VPO), que tradicionalmente suele sobrevivir a las desaceleraciones dada la fuerte demanda de esta clase de casas.

Mariño admitió que la venta de VPO está retrocediendo a niveles del 15% y las calificaciones de viviendas protegidas han retrocedido hasta un 78% en el primer trimestre de este año.

'Viendo que esto ya no tenía marcha atrás, esta Consejería ha decidido poner en marcha una serie de medidas que ha consensuado con todo el sector', explicó la consejera.

Mariño anunció la subida de un 12% del precio básico del metro cuadrado útil de VPO (también conocido como módulo) hasta situarse en 1.212,8 euros, resultantes de multiplicar el precio básico nacional de 758 euros por el coeficiente autonómico 1,60. Esa cantidad podrá subir hasta un máximo de 1.950,08 euros el metro cuadrado en los municipios con precios libres más elevados.

Además, la disposición general publicada el viernes por el Boletín Oficial de la Comunidad, que entró en vigor el mismo día, equipara el precio de las VPO para venta con las de alquiler, lo que beneficia a estas últimas que hasta el momento debían ser un 25% más baratas, lo que desincentivaba su construcción.

Este aumento del módulo era una de las reivindicaciones históricas de los promotores de la región que se quejaban de que con los precios máximos de venta vigentes hasta ahora, llevaban sin actualizarse desde 2004, apenas era rentable construir pisos de protección oficial.

'Con esta subida del módulo hemos calculado que podrán iniciarse este año 30.000 nuevas VPO, lo que supone un aumento del 27% sobre las cifras de 2007', aseguró Mariño.

Suelo público

Gracias a esta reactivación de la actividad, el Ejecutivo regional calcula que podrá asegurar el empleo a 72.000 personas, lo que contribuirá a frenar la sangría de parados registrada en los tres primeros meses del año en Madrid, cuando se dispararon un 58%.

La otra gran actuación prevista en este plan es la puesta a disposición de los promotores de ocho millones de metros cuadrados de suelo público, valorados en 630 millones de euros para la construcción de unas 12.000 casas para arrendar este mismo año correspondientes al Plan Alquila.

Mariño anunció también que continuará trabajando con todos los agentes del sector para buscar la puesta en marcha de otras medidas que beneficien el acceso de los madrileños a una vivienda a precios asequibles, al tiempo que contenga el frenazo de actividad detectado.

'Por el momento, descarto exenciones fiscales porque no estamos pensando en esa línea de actuación', dijo.

No obstante, avanzó que espera llegar en breve plazo a un acuerdo con los promotores para poner en marcha medidas que incentiven la salida al mercado de las viviendas en stock a precios razonables, 'lo que beneficia a las empresas y a los ciudadanos'.

La Consejería de Vivienda estima que existe una demanda anual de 55.000 VPO en la región, por lo que espera que con este plan pueda atenderse a buena parte de la misma.

Inversión de 1.000 millones en rehabilitación

El plan de medidas presentado el viernes contempla también un fuerte impulso a la rehabilitación de edificios, ya que incluye una inversión de 1.000 millones de euros para los próximos cuatro años, que beneficiará a 103.000 viviendas, incluida la instalación de 5.000 ascensores en inmuebles de al menos 15 años de antigüedad.

Para cumplir con este objetivo, el Ejecutivo regional tiene previsto declarar 30 nuevas zonas de rehabilitación, lo que supondrá actuar en 21 municipios de la región. Además, está previsto que la Consejería invierta 100 millones en la recuperación de espacios públicos en más de 100 ayuntamientos.

Fuentes regionales estiman que con el incremento del gasto en rehabilitación, que significa aproximadamente un tercio de la actividad residencial, se podrá propiciar la creación en los próximos cuatro años de 30.000 empleos.

La consejera de Vivienda, Ana Isabel Mariño, anunció también que en apenas unas semanas comenzarán los trabajos para preparar el nuevo Plan 2009-2012 en el que se prevén nuevas fórmulas para flexibilizar la oferta de VPO en la región y de ese modo reactivar el sector inmobiliario, uno de los motores de la economía madrileña.

Por último, el Ejecutivo regional anunció que solicitará al Gobierno central una modificación del impuesto sobre el valor añadido (IVA) para que aplique el tipo reducido del 4% a las viviendas en régimen de arrendamiento con opción a compra del Plan Joven.

Mariño incidió en que deben ponerse en marcha iniciativas que consigan que la construcción se convierta en un sector anticíclico y que se apoyen en la creación de valor, 'que no sean meros parches'. 'En Madrid queremos seguir siendo líderes en VPO', dijo.