Fútbol

La Eurocopa 2008, lluvia de millones en tiempos de crisis

En el negocio del deporte, el fútbol es la estrella. Y es que los clubes, los fichajes y las competiciones levantan pasiones a la vez que mueven cifras millonarias, con o sin crisis. La Eurocopa 2008 va a dar un respiro a la desaceleración al aportar 1.400 millones a la economía europea. Sectores como el turismo hacen su particular agosto, y también el equipo vencedor, que se va a embolsar nada menos que 23 millones de euros.

La cita futbolística continental de Austria-Suiza, que arrancó el pasado siete de junio y finaliza el 29 de este mismo mes, no tiene problemas de liquidez. El presupuesto asignado a la empresa organizadora EURO 2008, fundada por la UEFA para la ocasión, ronda los 135 millones de euros. Esta sociedad ha trabajado codo con codo con las dos federaciones anfitrionas, que han sido las encargadas de poner a punto las infraestructuras y de que todo salga a la perfección.

Un estudio realizado por MasterCard calcula que las arcas europeas van a hacer una caja de 1.400 millones de euros, 600 millones más que en la edición de hace cuatro años en Portugal. Los principales ingresos procederán de la venta de los derechos televisivos (el 65%), del incremento en el precio de las entradas para los partidos, los servicios de transporte, la venta de productos de merchandising y los contratos exclusivos con los patrocinadores.

En España, Sogecable se hizo en exclusiva con los derechos televisivos del campeonato del Viejo Continente. La cadena de pago Digital + retransmitirá los 31 partidos, mientras que Cuatro emitirá en abierto los que dispute la selección española. El primero el 10 de junio contra Rusia.

Cada partido genera un beneficio de 42 millones de euros de media, elevando la cifra hasta los 56 millones los choques más decisivos, señala el informe de MasterCard. Y es que el precio de las entradas ha alcanzado los 550 euros para la final en la reventa. Presenciar un partido de la primera fase cuesta unos 45 euros, y el pase para todo el torneo vale 865 euros, según datos de la página web oficial de la Eurocopa. Del millón de entradas puestas en circulación, 350.000 están reservadas para los patrocinadores y los visitantes VIP.

En cuanto a la mercadotecnia y la publicidad, se barajan unos ingresos de alrededor de 70 millones de euros. Los diez patrocinadores oficiales del evento son Adidas, Canon, Carlsberg, Castrol, Coca-Cola, Continental, JVC, Hyundai-Kia, MasterCard y McDonald's.

El triunfador de la competición europea se va a llevar a casa 23 millones de euros, cuatro millones más que los que se embolsó Grecia en el anterior evento, mientras que el finalista §endulzar᧠su derrota con 20 millones de euros.

Primas para motivar a España

En caso de que la selección española gane la Eurocopa, cada jugador se va a meter en el bolsillo 215.000 euros, según fuentes de la negociación de la cuantía de la prima. Los de Luis Aragonés están incluidos en el Grupo D para la primera ronda, y juegan su primer encuentro en Innsbruck el 10 de junio frente a Rusia.

En total, el monto de los premios que se abonarán a las federaciones de fútbol al cierre del torneo asciende a 184 millones de euros.

El empleo se ha visto impulsado gracias a la Eurocopa de este año. Según datos de la UEFA, 400 personas trabajan para sacar adelante el torneo: 120 desempeñan funciones en la ciudad suiza de Nyon, 50 entre Berna y Viena, y otras 120 repartidas por los diferentes estadios.

Asimismo, el sector turístico de los países anfitriones ha aprovechado la oportunidad que brinda el acontecimiento deportivo para darse a conocer más en el extranjero y presentar destinos atractivos. Suiza, que ha contado con un presupuesto de 12,5 millones de francos para relanzar el turismo, puso en marcha una campaña publicitaria para mostrarse como un país acogedor, agradable y hospitalario. Por otro lado, inició la formación de 50.000 personas para recibir correctamente a los turistas. Se espera que el aumento de riqueza en la industria turística sea de 221,7 millones para Austria y de 194 millones en el caso de Suiza, según un estudio de la empresa Rütter and Partner.