Bolsa de Nueva York

La Fed induce la mayor subida en cinco años de Wall Street

Los inversores estadounidenses aplaudieron la decisión de la Reserva Federal, el BCE y otros bancos centrales para inyectar liquidez en el sistema financiero y dar estabilidad a la maltrecha economía. El índice Dow Jones logró su mayor subida en cinco años al revalorizarse un 3,55%.

Jornada de euforia en Wall Street que protagonizó su mejor sesión de los últimos cinco años catapultada por el anuncio de que la Fed, el BCE y otros bancos centrales volverán a inyectar liquidez en el sistema financiero. Así al cierre el selectivo Dow Jones ganó un 3,55%, seguido del S&P 500 que subió un 3,71%. Mientras que el Nasdaq se revalorizó un 3,98%.

El sector financiero duramente vapulado en las últimas jornadas se recuperó de las fuertes perdidas y lideró las subidas del parqué. Entidades como Citigroup subieron un 9,14%, seguida de Lehman Brothers con un 7,75%, Washington Mutual un 18,33% y Wachovia un 13,71%.

Por su parte, Bear Stearns reiteró que no son ciertas las recurrentes especulaciones en el mercado de que el quinto mayor banco de inversión de Estados Unidos enfrenta una crisis de efectivo. Al cierre, sus títulos subieron 1,08% a pesar de que durante la sesión llegaron a ceder un 11%.

DOW JONES 29.232,19 -0,56%
NASDAQ 100 9.629,80 0,06%
S&P 500 3.370,29 -0,29%

Las aseguradoras de bonos también se sumaron a la fiesta compradora y las acciones de Fannie Mae subieron un 11,06%, seguidas de Freddie Mac, que se revalorizó un 15,93%. Mientras que Thornburg Mortgage cerró con un alza del 119,72%.

Boeing, farolillo rojo

Entre las perdedoras de la sesión destacó el fabricante de aviones Boeing, que cedió un 1,32%, en una sesión en la que protestó formalmente al Pentágono por el contrato que recientemente ha sido concedido a la europea EADS.

En el terreno de las tecnológicas destacó la subida del 6,34% de Google después de que la UE aprobara sin condiciones la compra de DoubleClick por parte del gigante informático estadounidense.

El petróleo mantuvo su continua senda alcista y cerró con un nuevo máximo histórico al tocar los 109 dólares por barril.