Escándalo financiero

Libre sin cargos el segundo operador interrogado por fraude en Société Générale

El empleado de una filial de Société Générale interrogado desde el jueves para aclarar la naturaleza de sus vínculos profesionales con Jérôme Kerviel, el operador de mercados que ya ha sido acusado en el caso del banco francés, quedó hoy en libertad sin cargos.

Moussa Bakir, que trabajaba para Fimat, una empresa de Société Générale especializada en el mercado de futuros y amigo de Kerviel con quien se comunicaba con cierta regularidad, fue puesto en libertad por los jueces instructores, y volverá a ser interrogado en las próximas semanas en tanto que testigo asistido, explicaron fuentes judiciales.

El abogado de Bakir, Jean-David Semama, señaló que la presunta complicidad que se había atribuido a su cliente con Kerviel con ¢pseudo elementos¢ de prueba ¢ha caído¢, y volverá a responder a la justicia ¢con total transparencia¢.

Semama insistió en que la declaración de Bakir ha demostrado que en su trabajo ¢se respetaron todas las reglas, todas las reglas del mercado y todas las instrucciones de sus superiores. Todas las operaciones que hizo estaban autorizadas, controladas, seguidas e incluso alentadas¢. ¢La instrucción seguirá haciendo de este operador de Fimat un simple testigo¢, concluyó el letrado al dirigirse a la prensa.

Los magistrados instructores Renaud van Ruymbeke y Françoise Desset, no siguieron la posición de la Fiscalía, que había solicitado el procesamiento de Bakir por complicidad en abuso de confianza, un cargo en relación con la inculpación de Kerviel. Este último ingresó en prisión después de que el Tribunal de Apelación de París revocara la decisión inicial de Van Ruymbeke y Desset de dejarlo en libertad bajo control judicial.

A este joven operador de mercados se le reprocha haber arriesgado unos 50.000 millones de euros en operaciones en gran medida ocultadas a su jerarquía, y que causaron a Société Général pérdidas de cerca de 4.900 millones de euros.

Según los elementos que han filtrado, Bakir estaba en contacto por el ¢chat¢ interno de la empresa con Kerviel y en alguno de los mensajes que intercambiaron, los investigadores habían interpretado que podría haber estado al corriente de esos montajes presuntamente delictivos.

El abogado de la entidad financiera Jean Veil señaló hoy que ambos hombres ¢eran amigos y se comunicaban¢ aunque se había mostrado prudente sobre la existencia de algún tipo de complicidad entre ellos en el asunto de las pérdidas multimillonarias.

Fuentes de la investigación citadas por Le Figaro señalaron que las pesquisas sobre Bakir condujeron a requisar discos duros y teléfonos, y al análisis en detalle del procedimiento utilizado por Kerviel para las órdenes bursátiles que hizo.

En un principio, Société Générale privilegió la tesis de que Kerviel actuó solo, algo que creó muchas dudas en la comunidad financiera, pero esa posición se había visto modificada en los últimos días.