Mercados

Las Bolsas cierran en enero el peor mes desde el otoño de 2002

El índice español cae un 12,87%, un descenso nunca visto en ese plazo. El S&P ganó ayer el 1,68% con muy alta volatilidad, pero cierra el mes como en 2002

Las Bolsas cierran en enero el peor mes desde el otoño de 2002
Las Bolsas cierran en enero el peor mes desde el otoño de 2002

Volatilidad, miedo, angustia, desplomes históricos, vaticinios de recesión en Estados Unidos, crisis crediticia... Este explosivo cóctel ha tumbado un 12,87% al Ibex 35 en el primer mes de 2008, que tiene además el dudoso honor de convertirse en el enero más negro desde que fue creado el índice de referencia de la Bolsa española. Por si fuera poco, los inversores no padecían un mes tan nefasto desde septiembre de 2002, cuando la renta variable se hundió un 15,60%, afectada por el estallido de la burbuja.com. Sólo dos compañías del Ibex 35 suben en el año -Grifols (5,39%) y Sogecable (1,28%)- y un abrumador 90% de las que cotizan en el continuo está en negativo, lo que lleva a que el selectivo de los valores medianos, el Medium Cap, y de los pequeños, el Small, encajen caídas del 12,21% y del 14,50%, respectivamente.

La situación apenas difiere en el resto de los parqués mundiales. Tanto los asiáticos como los americanos y los europeos han experimentado un comienzo bursátil para olvidar. Así pues, el S&P, pese a anotarse ayer un 1,67% en una sesión de extrema volatilidad y vinculada a noticias sobre las aseguradoras de bonos (véase apoyo), ha sufrido, con una pérdidas del 6,12%, su peor mes desde el crac del delirio tecnológico, al igual que el Nasdaq (-9,89%), el Euro Stoxx 50 (-13,79%), el Dax alemán (-15,07%), el Ftse británico (-8,94%) y el Cac francés (-13,26%).

Ni siquiera la agresividad de la Fed, que en una medida sin precedentes ha recortado en 1,25 puntos porcentuales los tipos en poco más de una semana, ha logrado evitar unos cuantiosos números rojos en Wall Street, donde la atención sigue centrada en la situación económica, los resultados empresariales a la baja y la exposición de las entidades financieras a la crisis subprime. Sin ir más lejos, la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor's ha advertido que los pequeños bancos y muchas financieras estadounidenses presentarán a corto plazo importantes pérdidas por su exposición a las hipotecas de alto riesgo, cuyo importe total podría llegar a alcanzar unos 265.000 millones de dólares. A su juicio, los bancos europeos tampoco se librarán, hasta ahora los más reacios a revelar el nivel de contaminación de sus cuentas.

'En los últimos días, hemos constatado que el estímulo monetario no es suficiente para devolver la confianza al mercado, en el que el sentimiento negativo domina completamente el panorama a pesar de que muchos valores cotizan ya a precios atractivos', señala Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4. Por su parte, Juan José Fernández-Figares, de Link Securities, advierte que la volatilidad ha llegado para quedarse y que la tabla de salvación a la que se está aferrando el Ibex 35 son las potenciales operaciones corporativas.

De hecho, el índice dio ayer una prueba irrefutable de lo errático de sus movimientos. Tras llegar a caer un 1,96% en el peor momento, logró remontar en la recta final y cerrar con un avance del 0,09%. El volumen de negocio ascendió a 7.115,64 millones de euros y, efectivamente, las mayores subidas se realizaron a golpe de especulación corporativa. Iberdrola escaló un 6,49%, hasta 10,18 euros por acción, después de que Eon se haya mostrado interesada en pujar por la eléctrica. La compañía presidida por Sánchez Galán sube un abultado 30,6% desde el mínimo de 7,79 euros que marcó el pasado día 23. Por los mismos motivos, Inmobiliaria Colonial sumó un 5,59% al conocerse que el grupo árabe IDC ha entrado en su puja.

Pendientes del paro

Todas las miradas se dirigirán hacia EE UU a las 14.30 horas de hoy, cuando se conocerá la creación de empleo en el país en enero. Este dato revelará el grado de desaceleración que padece la mayor economía del mundo, tras conocerse que su PIB creció a un ritmo de sólo el 0,6% en el cuarto trimestre de 2007. El mercado espera la creación de 70.000 puestos de trabajo y una tasa de paro del 5%.

El mercado teme problemas con las aseguradoras de bonos

Las conocidas como monolines, las aseguradoras de las emisiones de bonos, tienen mucho que decir en la crisis actual. El miércoles desataron las órdenes de venta ante los rumores de que podrían sufrir bajadas adicionales de calificación y después de que MBIA, la mayor compañía del sector, registrara unas pérdidas trimestrales de 2.300 millones de dólares y anunciara que baraja realizar una ampliación de capital debido a la caída de sus activos subprime. El miércoles sus acciones se desplomaron un 12,64%, pero ayer consiguieron cerrar con una subida del 7% después de decir que espera recuperar la máxima calificación crediticia. También su compañera de sector Ambac vivió una abultada revalorización del 10%.