Crisis

EE UU baja otro medio punto los tipos para frenar la recesión

La Fed rebajó ayer medio punto los tipos de interés, como esperaba Wall Street. Es una bajada que se suma a los 0,75 puntos recortados la semana pasada. EE UU tiene ahora los tipos al 3% para hacer frente a una economía en clara desaceleración. Antes de la reunión de la Fed, el Gobierno hizo público que en el cuarto trimestre la economía creció apenas un 0,6%, la mitad de lo estimado por los analistas y un 2,2% en todo 2007, el menor crecimiento en cinco años.

EE UU baja otro medio punto los tipos para frenar la recesión
EE UU baja otro medio punto los tipos para frenar la recesión

Mark Vitner, analista de Wachovia afirmaba ayer por la mañana que las cifras del PIB dan a la Fed 'luz verde para recortar los tipos'. Y Ben Bernanke no defraudó. La Reserva Federal sumó una rebaja de 50 puntos básicos a la de 75 puntos hecha el martes de la semana pasada. Dado el poco tiempo que ha pasado entre una y otra acción, el recorte no tiene precedentes.

La decisión no fue unánime. Richard Fisher, de la Reserva Federal de Dallas, votó en contra porque prefería dejar como estaban los tipos. Además de los tipos de referencia, la Fed eliminó otros 50 puntos del tipo de descuento que queda en el 3,5%.

En el comunicado con el que se informó de su decisión, el equipo presidido por Bernanke explicó que con esta acción y las anteriores, 'se debería ayudar a promover el crecimiento moderado y mitigar el riesgo para la actividad económica'. Pese a que Bernanke espera que el tiempo aflore los resultados de estos dramáticos recortes, no quiso cerrar la puerta a otros, algo que en el pasado ha deprimido a Wall Street. Así, dando por sentado que los riesgos al crecimiento existen, 'el Comité seguirá vigilando los efectos que las circunstancias financieras y otros acontecimientos tengan en las perspectivas económicas y actuará cuando sea preciso'. Para reafirmar su disposición a mas recortes, la autoridad monetaria espera que los precios se moderen en los siguientes trimestres.

La Fed ha bajado tipos porque según explica en el comunicado, los mercados financieros continúan bajo una 'presión considerable'. Además admiten que acceder al crédito sigue siendo difícil para los hogares y las empresas. 'Más aún, recientes informaciones nos indican la profundización de contracción en la construcción residencial y el menor dinamismo de los mercados laborales'.

La preocupación por la economía viene avalada por el avance de las cifras del PIB que fueron dadas a conocer ayer por el Gobierno. Estas mostraban un ritmo del crecimiento del 0,6% frente al 4,9% del trimestre anterior. El frenazo dejó el porcentaje de crecimiento de 2007 en el 2,2% cuando el año anterior fue del 2,9%.

El principal problema fue la continuada caída del mercado de la vivienda (que sustrajo 1,2 puntos porcentuales al crecimiento). En su mejor momento, la construcción residencial suponía el 5,5% del PIB. Ahora, es el 3,7%.

A este dato negativo hay que sumar el menor consumo, la rebaja de las exportaciones y, sorprendentemente, la liquidación de inventarios, algo a lo que han contribuido los fabricantes de coches. La caída de inventarios es la mayor en seis años y ha sido responsable de restar 1,3 puntos porcentuales al anémico crecimiento del último trimestre.

El índice de gastos de consumo, el preferido de la Fed para conocer la inflación subió un 3,9% en el cuarto trimestre, su lectura subyacente queda en el 2,7%.

El consumo empieza a dar señales de agotamiento

El mayor componente del PIB, el consumo se desaceleró en un periodo en el que no suele hacerlo, la temporada de compras. En el último trimestre, el gasto de los consumidores contribuyó con 1,37 puntos porcentuales al PIB cuando en el periodo de junio a septiembre eran 2,01 puntos.

De la lectura de los datos del año en su conjunto se deduce que el consumo se incrementó un 2,9%. Es el porcentaje más bajo de los últimos cuatro años.

Steve Wieting, analistas de Citigroup explicaba ayer que el gasto de los consumidores se había visto frenado por el alza de la inflación que puede ser más elevada en el actual trimestre.