Informe

El 'desplome' del sector financiero se mantendrá en 2008 y 2009, según S&P

El actual "desplome" del sector financiero continuará en 2008 y 2009 y pondrá a prueba la solvencia de los bancos, según afirma la agencia de calificación crediticia Standard & Poor''s.

En su último informe, titulado 'Tras el boom crediticio, bancos y brokers se enfrentan a un año discreto en 2008', la agencia indica que el mercado de finanzas estructuradas se ha visto "significativamente afectado", y apunta que "puede llevar varios años" la vuelta a la normalidad del mismo.

En concreto, el documento afirma que, hasta la fecha, los principales grupos financieros han reconocido amortizaciones de 90.000 millones de dólares relacionadas con inversiones en obligaciones de deuda colateralizada (CDO), valores 'subprime' y préstamos apalancados.

"La caída aún no ha terminado porque se produce en un contexto de relativa fortaleza en el crecimiento global y tasas de impagos históricamente bajas en las empresas", señala el analista de crédito de S&P, Scott Bugie.

Asimismo, el informe pronostica que en el presente curso, los ingresos de los bancos e intermediarios financieros probablemente continuarán la senda de debilidad iniciada en el segundo semestre de 2007, especialmente en EEUU.

Sin embargo, S&P anticipa que esta caída de los ingresos en 2008 no provocará una cascada de rebajas en el 'rating' de las entidades, puesto que la mayoría de los bancos cuentan con sólidas franquicias y recursos financieros que les permitirán resistir un significativo periodo de tensión.

Oportunidades para los más fuertes

"Las mayores y más complejas instituciones financieras cuentan con ratings 'AA' y 'A', reflejando una todavía amplia capacidad de resistir un entorno aún más complicado, tal y como esperamos que suceda en 2008", apunta Bugie.

Como regla general, la agencia de calificación sugiere que los ciclos negativos de crédito ponen a prueba la solvencia de las compañías y provocan una mayor divergencia en los 'ratings'.

"Esto es lo que esperamos en 2008. El aumento de las dificultades en 2008 aumentará la presión sobre las entidades con relativas debilidades, mientras que proporcionará oportunidades para reforzar sus posiciones de mercado a los grupos más fuertes", concluye el documento.