Crisis

Morgan Stanley admite que tendrá que provisionar 3.700 millones de dólares

La crisis 'subprime' sigue mostrando su peor cara en Wall Street. Hace dos días dos analistas estimaban que Morgan Stanley tendría que anunciar provisiones de 3.000 a 6.000 millones de dólares (entre 2.047 y 4.093 millones de euros) por su exposición a este tipo de crédito. Ayer, a cierre de mercado y tras haber perdido el Bolsa un 3,32% en una jornada de fuertes y generalizadas pérdidas, el banco confirmó que en los dos meses de su actual cuarto trimestre ha tomado provisiones de 3.700 millones de dólares (2.528 millones de euros).

Morgan Stanley dijo que las provisiones tenían su origen en una exposición neta a activos 'subprime' de 10.400 millones de dólares a finales del tercer trimestre (31 de agosto). Esta exposición se rebajó a 6.000 millones dos meses más tarde. El banco de inversión indicó en su comunicación que si todas sus inversiones relacionadas con el mercado 'subprime' van mal podría perder estos 6.000 millones. Sería el peor escenario. El ya descontado ayer significará una merma en los resultados netos de 2.500 millones de dólares. La firma presidida por John Mack explicaba, no obstante, que los resultados del cuarto trimestre dependerán del desarrollo de futuro en los mercados y pueden diferir de las cifras que se han dado".

Esta entidad de Wall Street es la última en admitir un descalabro en las cuentas por razón de la tóxica crisis subprime. Morgan Stanley no es de los mayores suscriptores de CDOs (obligaciones de deuda garantizada con diferentes grados de exposición subprime), la fuente de los males de la mayoría de la banca de inversión, pero si es uno de los mayores subscriptores de títulos apoyados en este tipo de hipotecas americanas de alto riesgo cuyos ratios de morosidad no dejan de incrementarse.

Con todo, la admisión hecha ayer por el banco sigue siendo de menor alcance que la hecha el domingo pasado por Citigroup, una de las mayores entidades financieras del mudno. Citi va a tener que provisionar entre 8.000 y 11.000 millones de dólares este trimestre lo que se une a los 6.500 millones del trimestre anterior. Merrill Lynch provisionó 7.900 millones en el tercer trimestre y registró sus peores pérdidas netas en toda su historia. Ambos bancos han visto a sus consejeros delegados dimitir en los últimos días y tienen una dirección interina por el momento.

Los analistas creen que la última palabra en la crisis subprime no se ha escrito aún en Wall Street ni se hará a medio plazo.