Tribunales

La sentencia del 11-M descarta cualquier implicación de ETA

La Audiencia Nacional condenó ayer a penas de más de 30.000 años de cárcel a dos integrantes de una célula islamista y a un traficante de explosivos como máximos responsables de la matanza del 11-M. El tribunal echó por tierra uno por uno los argumentos que avalaban la teoría de la conspiración o la posible participación de ETA en los atentados.

Casi cuatro años después, las dudas (intencionadas o no) sobre la autoría de la matanza del 11 de marzo de 2004 han quedado zanjadas. El mayor atentado de la historia de Europa, en el que murieron en Madrid 191 personas y resultaron heridas 1.856, fue obra de una célula islamista seguidora de la yihad (guerra santa). Ni rastro de ETA ni de conspiraciones policiales o de servicios secretos extranjeros. La sentencia, leída ayer por el presidente del tribunal Javier Gómez Bermúdez, desmonta las teorías mantenidas o insinuadas por medios de comunicación como el diario El Mundo, o incluso partidos políticos como el PP.

Los adalides de la teoría de la conspiración se agarrarán como clavo ardiente a la absolución de Rabei Osman El Egipcio, supuesto autor intelectual de la masacre. La Audiencia Nacional cree probada su pertenencia a banda terrorista, pero ya fue condenado por ello en Italia y no puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho. Su posible relación con los condenados en los días previos al atentado, pese a la existencia de algunos indicios, no ha sido suficientemente probada. De forma análoga, otro presunto autor intelectual, Hassan El Haski, sólo ha sido condenado a 15 años por pertenencia a banda armada.

Más extensa es la condena para el ex minero José Emilio Suárez Trashorras, que suministró explosivos a los autores materiales de los atentados 'sabiendo que eran radicales islámicos partidarios de la comisión de actos terroristas'. Además de su consciencia, fue colaborador necesario porque suministró una cantidad de explosivos difícil de conseguir. Por ello, pese a valorarse una cierta anomalía psíquica (amén de su afición al alcohol y otras drogas) que no le impedía ser responsable de sus actos, ha sido condenado a más de 34.000 años de cárcel.

El tribunal concluye que toda o gran parte de la dinamita que estalló en los trenes, y toda la hallada en el piso de Leganés, y en el centro de operaciones de los yihadistas en Morata de Tajuña, procedía de la mina asturiana Conchita y fue facilitada por Trashorras.

También han recibido penas milenarias dos autores materiales de los atentados, que dejaron mochilas con explosivos en los trenes de Madrid. Son Jamal Zougam y Otman El Gnaoui, cuyas penas rozan los 43.000 años de cárcel. El cumplimiento máximo de penas en la legislación vigente es de 30 años para delitos en general, pero llega hasta los 40 en casos de terrorismo como el del 11-M.

Autopsias y mochilas

Los tres magistrados de la Audiencia Nacional recuerdan que la defensa de Zougam formuló 'una amplia tesis alternativa según la cual los atentados del 11 de marzo los pudo cometer ETA', aduciendo diversos informes e incluso la declaración en el juicio de tres etarras. 'Ninguna de estas pruebas, sometidas a contradicción en el plenario, avala la tesis alternativa de la defensa', zanja el tribunal.

La sentencia desmonta la otras dudas cogidas con alfileres por los teóricos de la conspiración. Así, refiriéndose a la supuesta falta de autopsia a los cuerpos de Leganés (que de hecho no faltó), los magistrados afirman que 'como en muchas otras ocasiones a lo largo de este proceso, se aísla un dato -se descontextualiza- y se pretende dar la falsa impresión de que cualquier conclusión pende exclusivamente de él'. De forma similar, ratifican que en ningún momento se rompió la cadena de vigilancia sobre la mochila que no llegó a estallar y de la que se extrajo la información crucial para la determinación de los autores, en forma de tarjeta de teléfono móvil que debía servir como detonador.

Dada la insolvencia de los culpables, el Estado tendrá que destinar casi 173 millones de euros para hacer frente a las indemnizaciones de las familias de los fallecidos. Además, deberá asumir los pagos de entre 30.000 euros y 1.500.000 para los 1.856 heridos.

Reacciones políticas

Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero

'Se ha impartido justicia, y sobre ella tenemos que mirar hacia delante, fortaleciendo la mejor convivencia entre todos'. En una comparecencia en Moncloa, Zapatero afirmó que el juicio 'ha sido el más rápido y con más imputados y condenados de los celebrados por atentados del terrorismo internacional', lo que da cuenta de la 'fiabilidad de las instituciones'. El presidente llamó a las fuerzas políticas a 'trabajar unidos en la lucha contra la amenaza terrorista, la mejor lección que se puede extraer de la sentencia'.

Partido Popular Mariano Rajoy

El principal partido de la oposición no da el caso por cerrado. El presidente del PP afirmó que su partido apoyará 'cualquier nueva investigación que permita avanzar sin límites en la acción de la justicia, ya que los acusados como inductores o autores intelectuales, en los términos que utiliza la sentencia, no han sido condenados como tales'.

Rajoy subrayó que la mayoría de los condenados fueron detenidos 'en tiempo récord' mientras gobernaba su partido, lo que, según él evitó nuevos atentados.

PSOE Diego López Garrido

Ajeno al discurso conciliador del Gobierno, el portavoz parlamentario del grupo socialista afirmó que la sentencia supone 'un varapalo por parte del poder judicial' al PP.

López Garrido afirmó que este partido 'mantuvo una mentira durante tres días y tres años', al abogar por 'la autoría de ETA para tapar la mentira, que desgraciadamente dirigentes del PP quisieron usar con fines electorales'. El portavoz socialista concluyó que la decisión 'ha permitido dar por fin una reparación a las víctimas'.

CIU Josep Antoni Durán i Lleida

El portavoz parlamentario de Convergencia i Unió reclamó que no se utilice políticamente la decisión del tribunal, y pidió que 'se acaben las tesis conspiratorias una vez que la verdad judicial establece que no ETA no es responsable'.

En declaraciones en el Congreso, el portavoz parlamentario de CiU explicó que se trata de una sentencia 'bien fundamentada en derecho' que establece 'la primera verdad judicial', ya que, según recordó, 'cabe la posibilidad del recurso ante el Tribunal Supremo'.

Izquierda Unida Gaspar Llamazares

El coordinador general de IU afirmó que la sentencia niega 'la fabulación política' del PP, si bien mostró su temor a que sus dirigentes 'sigan buscando resquicios para continuar intoxicando y utilizando la política antiterrorista'.

Llamazares, que tuvo un recuerdo a las víctimas por su lección 'democrática y de entereza', aplaudió que la sentencia haya puesto fin a 'la conspiración, por intereses partidistas', que 'ha instrumentalizando hasta ahora a las víctimas y ha intoxicado la vida política y judicial'.

Penas para los principales condenados

¦bull;Jamal Zougam. Condenado a 42.922 años de cárcel como autor material de los atentados.

¦bull;Otman El Gnaoui. Condenado a 42.924 años de cárcel como autor material. La mayor parte de los demás autores se suicidaron en el piso de Leganés.

¦bull;J. E. Suárez Trashorras. Condenado 34.740 años de cárcel por suministro de objetivos en cooperación necesaria para la realización de los atentados, a sabiendas de las intenciones radicales de los ejecutores. Se le aplica el atenuante de anomalía psíquica.

¦bull;Hassan El Haski. Condenado a 15 años por pertenencia a banda armada. No se ha probado su autoría intelectual en los atentados.