Descenso

La crisis del crédito lleva a Merrill Lynch a cerrar el peor trimestre de su historia

Merrill Lynch ha anotado varias marcas negativas con sus resultados del tercer trimestre. En primer lugar, es la única entidad de las cinco grandes de Wall Street que no ha podido evitar entrar en pérdidas por la crisis hipotecaria. En segundo lugar, estas pérdidas de 2.240 millones de dólares (1.573 millones de euros), las primeras desde 2001, son las mayores en sus 93 años de historia.

Por último, la firma dirigida por Stan O'Neal, llega a estos números tras realizar la mayor dotación de provisiones de Wall Street, unos 7.900 millones de dólares.

El banco de inversión ya había avisado de provisiones millonarias hace semanas, para ahorrar las sorpresas a sus inversores, pero la cifra final ha estado muy por encima de lo inicialmente calculado.

O'Neal, que rara vez participa en la conferencia con analistas, lo hizo ayer para reconocer su responsabilidad en el revés para las cuentas. Merrill está siendo muy criticada por la comunidad inversora por las desviaciones en el cálculo de provisiones, realizado hace apenas hace 20 días.

Los ingresos en este trimestre cayeron un 94%, hasta quedar en apenas 577 millones de dólares debido a las fuertes pérdidas en la división de renta fija.

Los buenos resultados en otras áreas no han podido contrarrestar el daño hecho por sus posiciones en CDO, (obligaciones de deuda garantizada) y otros productos ligados a hipotecas subprime donde las pérdidas ascendieron a 7.900 millones de dólares. La firma, que trata de reducir su muy elevada exposición en esta cartera, también ha sufrido un revés en el valor de los préstamos para compras apalancadas que ha hecho a favor del capital riesgo.

Los problemas en el mercado interbancario y las dificultades del otrora boyante mercado de titulización de deuda ha imposibilitado al grupo a colocar 463 millones de dólares.

Merrill ya ha avisado de que habrá una severa caída en los bonus de este año (O'Neil ganó 51 millones el año pasado), aunque intentarán compensar a quienes han registrado mejores resultados.

También ha descendido el rating que le otorga S&P. La agencia lo ha recortado de AA-/A-1+ a A+/A-1 y explica que 'el tamaño de las pérdidas relacionadas con CDO y el mercado hipotecario 'subprime', además de los problemas de los gestores sobre las valoraciones de sus posiciones, aumentan nuestra preocupación sobre las prácticas de gestión de riesgo y la estrategia de negocio de la entidad. Con todo, S&P considera sólida la posición de Merrill y aprecia su solvencia por su amplia liquidez.