Finanzas

El euríbor se acerca a su máximo histórico tras encadenar 21 subidas

El euribor continúa su escalada de forma inexorable. El índice de referencia en el mercado hipotecario, tras encadenar 21 subidas consecutivas, ha superado en junio la cota del 4,5% y ya está a tan sólo 0,7 puntos del máximo histórico alcanzado en agosto de 2000.

El cambio en la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) ya afecta de lleno al presupuesto familiar de los españoles. Las ocho subidas consecutivas del precio del dinero se han traducido en una racha inédita de 21 meses de encarecimiento del euribor, el índice de referencia para las hipotecas españolas.

El último peldaño se ascendió con el dato provisional del euribor de junio, que cerró en el 4,506% tras incrementarse en 0,133 puntos respecto al mes anterior. Este indicador recoge la última subida de 0,25 puntos en los tipos oficiales, y adelanta futuros incrementos que se esperan para el segundo semestre.

Si las previsiones de los analistas se cumplen, el BCE aumentará los tipos en medio punto más. El euribor alcanzaría entonces el máximo histórico de agosto de 2000, del 5,248%.

El lado amargo de la subida está en los bolsillos de las familias. Hace un año, con el euribor en el 3,401%, la hipoteca media en España -de 154.000 euros y 25 años de amortización, según el INE-, se traducía en cuotas mensuales de 804 euros. Con los tipos actuales hay que pagar 96 euros más al mes. En total, 1.152 euros más al año para los hogares españoles.

Aunque muchas entidades se han embarcado en una carrera por ofrecer la hipoteca más barata, lo cierto es que los tipos efectivos siguen subiendo. Por termino medio, bancos y cajas ofertan créditos para la compra de vivienda nueva al 5,092%, según datos a mayo del Banco de España. Un mes antes, este indicador superó la cota del 5% al marcar un 5,008%.

El diferencial de este indicador respecto al euribor se ha reducido levemente. Hace un año era de 0,731 puntos y ahora de 0,719 puntos.

El alto grado de endeudamiento de las familias, y la paulatina desaceleración del mercado de la vivienda preocupan a algunos expertos. Organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han advertido de la 'exuberancia' de la situación crediticia existente.

A pesar de los avisos del FMI o el Banco de España, las entidades financieras apenas han apreciado un repunte en la morosidad. El director de banca comercial de Santander, Enrique García Candelas, reconocía hace dos meses 'síntomas de impuntualidad'. En la misma línea, el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, también señaló que en mayo ya se empezaban a notar una subida de la morosidad.

'Es cierto que en los últimos meses se han producido algunos retrasos en el pago de hipotecas', explican en el departamento hipotecario de Caja de Navarra, pero son 'muy leves y poco significativos. Nuestros índices de morosidad siguen siendo muy bajos'.

Vacunas contra el alza de tipos

La subida de tipos de interés ha modificado la política de concesión de hipotecas de las entidades. Alargamiento de plazos, subrogación de créditos o reunificación de deudas son tres de las vacunas que bancos y cajas aplican para amortiguar el encarecimiento del dinero. En cuanto al tiempo de amortización, desde finales de 2005 varias cajas comercializan hipotecas a 50 años. Este producto, que la semana pasada fue criticado tanto por el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, como por el presidente de la patronal bancaria, Miguel Martín, permite reducir las cuotas y facilita el acceso a la vivienda a personas con recursos escasos. La subrogación de créditos es otra realidad en auge. Desde comienzos de 2006 más de 50.000 personas han cambiado su hipoteca de entidad y este indicador crece a tasas del 50%. Otra estrategia para hacer frente a las subidas de tipos es la reunificación de deudas bajo el paraguas de la hipoteca. Según el Banco de España, las familias utilizan ya 35.000 millones de euros de préstamos hipotecarios como créditos personales y para consumo.