ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONâMICAS

El PP supera al PSOE en votos pero podría perder Baleares y Navarra

El PP fue la fuerza más votada en las elecciones municipales celebradas el domingo, aunque el PSOE consiguió más concejales y podría gobernar mediante pactos en una docena de grandes ciudades. El PP logró 7,9 millones de votos, un 35,60%, con una diferencia de casi 156.000 votos con respecto al PSOE, que consiguió el 34,90% de los sufragios, pero 679 concejales más en toda España (24.026). Ambos mantienen sus feudos municipales y autonómicos, con un posible cambio de gobierno en Navarra y la pérdida de la hegemonía del PP en Baleares.

Navarra y Baleares son el foco de atención de las elecciones municipales y autonómicas que se han celebrado este domingo. A falta de un puñado de votos por escrutar UPN, marca electoral del PP en la comunidad, no podría revalidar el Gobierno que mantiene en coalición con CDN. Allí, un previsible pacto electoral entre los socialistas, la emergente Nafarroa Bai e IU podría arrebatarle el control de la comunidad. En Baleares, el PP se quedaría a un escaño de la mayoría absoluta.

De resto, PP y PSOE conservarán sus principales feudos y en Canarias es más que previsible un Gobierno encabezado por el ex ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, que ha arrebatado la hegemonía a Coalición Canaria.

Sin cambios en las municipales

Los datos de las elecciones municipales muestran que las principales ciudades no cambiarán de manos. El PSOE podrá gobernar en Sevilla (aunque en número de votos ha ganado el PP), Zaragoza y Barcelona con el apoyo de otras fuerzas de izquierda mientras que el PP ha arrasado en Madrid, Valencia y Málaga tal y como vaticinaban los sondeos. En cuanto a las autonómicas, salvo la mencionada disputa por Navarra y el sorpasso de los socialistas en Canarias, seguirá gobernada por el PP, que ha ganado ampliamente.

El PP perdería en cambio algunas capitales de provincia como Jaén, Toledo, Soria, León, o Logroño, donde pactos con IU o con fuerzas los regionalistas darían la alcaldía a los socialistas. Aunque el recuento aún no está muy avanzado por la diferencia horario Las Palmas se podría convertir en la ciudad más grande que cambia de manos: con el 70% escrutado el PSOE da un vuelco a los resultados de 2003 y consigue la mayoría absoluta. El PSOE perdería en cambio las alcaldías de Cuenca y Guadalajara.

En el País Vasco el PNV volvería a ser la fuerza más votada en Bilbao y el PSE en San Sebastián. En Vitoria, y aquí está la novedad, los socialistas serían también los más votados, empatados a nueve escaños con el PP. En Navarra el pacto de Gobierno que sustenta a la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, de UPN, no alcanzaría la mayoría absoluta pero no parece previsible que PSN y Nafarroa Bai unan sus concejales a los dos que ha obtenido ANV para desbancarla.

En cuanto al número total de votos, el PP ha ganado por la mínima los comicios en el conjunto de España, lo que ha permitido a los líderes populares presentar las elecciones como un triunfo del partido, pese a los retrocesos en algunas plazas. Con el 96% escrutado el partido de Mariano Rajoy obtiene el 35,37% de los sufragios, frente al 35.32% de los socialistas, unos 123.000 votos de diferencia. El partido de Zapatero ganó en votos los comicios celebrados en 2003, con apenas 123.000 sufragios más que el de Rajoy. Apenas seis décimas separaron entonces a PSOE (34,83%) y PP (34,29%). En 1999, los populares obtuvieron una victoria en el conjunto de votos igualmente apretada: 34,44% frente al 34,26% de los socialistas.

Los populares conservan sin problemas La Rioja, Castilla y León, Murcia, Comunidad Valenciana, Madrid y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. El partido de Rajoy ganaría también en Cantabria pero no logrará gobernar si se reedita el pacto entre socialistas y regionalistas. El PSOE revalida su mayoría absoluta en Castilla La Mancha y Extremadura y su mayoría relativa, y previsiblemente el Gobierno con el apoyo de otras fuerzas de izquierdas en Asturias y Aragón.

Nafarroa Bai amenaza al PP en Navarra

El control de Navarra está en el aire. Los 12 escaños de Nafarroa Bai (23,7% de los votos) podrían ser clave para arrebatar el gobierno autonómico a Unión del Pueblo Navarro. La formación que lidera Miguel Sanz pierde un escaño con respecto a los comicios de 2003, aunque será la primera fuerza política en el Parlamerto de la Comunidad Foral, con 22 escaños (42,2%). PSN-PSOE obtiene otros 12 diputados (22,3%). Al no lograr ninguna de las formaciones mayorías absolutas, el gobierno dependerá pues de un pacto postelectoral. Además, CDN logra dos escaños (4,4%) y IUN-NEB otros 2 (4,4%).

En Madrid, Aguirre amplía su mayoría absoluta en el parlamento regional y consigue 67 diputados (53,08%), mejorando los 57 escaños de 2003. Los socialistas de Rafael Simancas pierden tres escaños, 42, obteniendo el 33,64% de apoyos. Izquierda Unida mejora considerablemente y gana dos escaños, hasta colocarse en los 11 (8,93%). Por contra, Matas pierde el control de Baleares. El Partido Popular obtendría 30 escaños que le dan la mayoría absoluta. El PSOE se mantiene con 15 (27,03%) y Unión Mallorquina conserva también sus tres escaños (6,71%). AIPF, actual socio de los populares en el Govern, obtendría un diputado.

El PSOE gana en Extremadura sin Ibarra. Es el partido más votado para la Asamblea regional de Extremadura (52,66% de los votos), y consigue 38 parlamentarios, seguido del PP, con 27 diputados (39,08% de los sufragios). Los socialistas ganarían así dos diputados con respecto a los comicios de 2003, en las primeras elecciones sin el ex presidente autonómico Juan Carlos Rodríguez Ibarra. En Canarias, el PSC-PSOE obtiene 27 diputados y es el partido más votado en estas elecciones autonómicas (34,91% de los sufragios), mientras que Coalición Canaria logra 17 (22,90%) y PP 14 (24,54%), lo que obligaría a pactos políticos para gobernar, cuando se lleva escrutado el 53,56% de los votos.

En Cantabria, el Partido Regionalista de Cantabria, que lidera Miguel Ángel Revilla, se convierte en la segunda fuerza política de esa comunidad autónoma, por detrás del PP, con el 64,44% de los votos escrutados. El PRC, que en los últimos cuatro años ha gobernado en coalición con el PSOE, gana cuatro diputados -obtendría 12, el 28,06% de apoyos-, mientras que los socialistas pasan de 13 (25,31%) a 10. El PP se mantiene como la fuerza más votada, pero pierde un diputados en el Parlamento regional y pasa de 18 a 17 (41,03%). En Castilla-La Mancha, el PSOE, liderado por José María Barreda, obtiene 27 diputados (51,69%), mientras que el PP consigue 20 (42,27%), lo que daría la mayoría absoluta a los socialistas para seguir gobernando, cuando se lleva escrutado el 71,20% de los votos. En los comicios autonómicos anteriores, los socialistas, con José Bono al frente, lograron el apoyo del 58,6% del votantes (29 escaños) y el PP logró 18 parlamentarios (37,2%).

El PP también consolida y aumenta su mayoría absoluta en la Comunidad Valenciana, donde logra 54 diputados, mientras que el PSPV-PSOE se queda con 38 parlamentarios y la coalición Compromís pel País Valencià consigue siete. Lo mismo ocurre en La Rioja. El PP es el partido más votado para el Parlamento de La Rioja, con 17 parlamentarios y el 48,76% de los votos, seguido del PSOE, con 14 parlamentarios (40,41%). El Partido Riojano, con un 5,96% de votos, lograría 2 escaños.

En 2003 ganó el PSOE

El PSOE obtuvo en los comicios locales del 2003 más votos que el PP (el 34,83% frente al 34,29), pero se quedó al final con menos concejales, 23.224 frente a los 23.615 de los populares. CiU se hizo con 3.687 concejalías, IU con 2.198, ERC con 1.282, el Partido Aragonés con 907, la coalición PNV-EA logró 892, el Partido Andalucista 667, el PNV en solitario 630, el BNG 595, Coalición Canaria 458 e ICV 397, entre otros. Los votos de los ciudadanos en las elecciones municipales del próximo domingo decidirán también el destino de 38 diputaciones provinciales, de las que el PSOE gobierna en la actualidad 18, el PP 15, CiU 3, el PAR una y otra la dirige un independiente.