Estafa filatélica

Los administradores creen imposible reemprender la actividad filatélica

La administración concursal de Afinsa concluye en el informe que 'hoy por hoy' la actividad mercantil de la filatélica no podría ser reemprendida y califican la situación patrimonial de la empresa de 'estática' y de 'insuficiente para efectos de poder atender siquiera en un 50% al pasivo', como contempla la Ley Concursal. De hecho, en este caso y como ponen de manifiesto los administradores, el activo real no llega siquiera a cifrarse en la cuarta parte de su pasivo exigible.

Los administradores concursales de Afinsa afirman que la contabilidad de la filatélica estaba desvirtuada, debido 'al hecho de no haber ido incluyendo cada año en la contabilidad la pérdida real que se iba generando como consecuencia de tener que recomprar una filatelia sobrevalorada y dar unas cifras de beneficios anuales que eran inexistentes'.

Los componentes de la administración concursal afirman que los datos de la contabilidad de Afinsa no reflejaban la imagen fiel de la empresa 'principalmente por no contabilizar como pasivo los compromisos adquiridos con los clientes y por construir una cuenta de perdidas y ganancias que incluye ingresos que no se han obtenido en la realidad como las ventas asociadas a los contratos y los ingresos por mediación'.

El informe también revela que el pago de las rentabilidades de las que disfrutaba Afinsa se efectuaba con los fondos obtenidos de los nuevos clientes. Pero éstos desconocían el hecho de que con su dinero se estaba pagando a los que ya se encontraban en el sistema y no con los ingresos generados por la actividad de la compañía 'puesto que los mismos no resultaban en modo alguno suficientes', exponen los administradores.

El dinero que la sociedad obtenía no sólo se dedicaba a la recompra de sellos. 'En un importe importante', según afirman los administradores, se aplicaba a los 'cuantiosos gastos' generales de la sociedad y al pago de los agentes.

También se destinaban fondos a inversiones a largo plazo y a financiar la compra de sellos.

Las políticas de inversión en filiales no resultaron especialmente beneficiosas para Afinsa de acuerdo con la opinión de la administración concursal. Según el análisis de estos expertos, en la mayoría de ellas se hacía necesaria 'la aportación continuada de fondos' para poder subsistir. En algunos casos fue necesaria incluso la absorción de las mismas.

Tampoco las inversiones que Afinsa realizó en inmuebles u obras de arte fueron especialmente rentables. 'Ni son significativas en relación con el pasivo exigible de la compañía ni ofrecen a corto plazo liquidez suficiente para satisfacer el pago de las rentabilidades periódicas comprometidas', dicen los administradores.

En todo caso, la principal inversión de Afinsa se materializó en sellos. Pero de acuerdo con las valoraciones de la administración concursal con su coste sólo se podría llegar a cubrir 'el 15% o 20% del capital aportado según los precios satisfechos a proveedores no independientes de la compañía y que ni se revalorizaban anualmente para cubrir las rentabilidades prometidas y satisfechas'.

Los administradores concursales de la filatélica reiteran a lo largo de su informe que 'la información que proporcionan las cuentas anuales de Afinsa no muestra la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa porque se limitan a informar sobre las transacciones típicas de la empresa desde su apariencia jurídico-formal, ocultando el auténtico fondo jurídico y económico de las operaciones, que es analizado en este informe en los apartados correspondientes'.

El informe concursal también destaca que los gestores de Afinsa vulneraron el principio de prudencia, ya que 'al contabilizar beneficios como consecuencia de operaciones que aparentemente son ventas, pero que conllevan la obligación de recomprar los bienes vendidos, se está registrando un aumento del patrimonio de la empresa que no se corresponde con un beneficio realizado'.

Marketing y mecenazgo para reforzar la imagen de la empresa

A pesar de que los administradores concursales señalan en su informe que su objetivo no es el de hacer un 'un análisis exhaustivo de los planes de marketing, ni de las campañas de publicidad e imagen llevadas a cabo durante estos

últimos años', sí recogen las principales actividades llevadas a cabo por Afinsa en este terreno 'ajeno a la pura contratación con los inversores, pero con una gran influencia dentro de ella'. El presupuesto previsto por Afinsa para destinar a campañas de marketing ascendió en 2006 a tres millones de euros, aunque hasta su intervención el 9 de mayo sólo pudieron gastarse 724.000 euros. Los administradores señalan el 'el enorme esfuerzo efectuado por la concursada en actividades de mecenazgo, publicidad, y promoción, con el fin de consolidar su imagen de solvencia y de gran empresa'. Esta imagen de solvencia era fundamental para captar fondos, y así conseguir nuevos clientes 'y evitar la retirada de fondos de los antiguos al vencimiento de los contratos, consiguiendo la renovación de los mismos y por lo tanto evitando la salida de dinero de la compañía', explican.

Cien millones en inmuebles y 150.000 euros en diamantes

Los administradores concursales de Afinsa han solicitado la ayuda de expertos independientes para la valoración de determinados activos, entre ellos, los inmobiliarios, encargados a Knight Frank. De acuerdo con esta consultora, el valor total de los inmuebles de la filatélica en el mercado libre asciende a 105 millones. El inmueble más caro es su sede en la calle Génova de Madrid, que aparece valorada en el informe concursal en 45,4 millones.

La valoración de otro tipo de los activos de Afinsa, como las obras de arte o los diamantes, también se han encargado a agentes externos. En este caso ha sido Ansorena, que aclara que puesto que muchas de las obras de arte están fuera de Madrid la valoración se ha realizado a través de imágenes. De acuerdo con esta casa especializada en tasación para subastas las obras de arte en poder de la filatélica está valorada en 7,8 millones de euros. Mientras, el valor que los expertos de Ansorena otorgan a la inversión en los 17 diamantes de Afinsa asciende a 150.630 euros. Ansorena aclara que estos precios son los equivalentes a los de salida en subasta, 'cuyo valor de remate supondría un incremento del 30%.