CincoSentidos

Las últimas nevadas anticipan una buena Semana Santa

Espesores de hasta un metro en los Pirineos y bajas temperaturas

Mucho frío, mucha nieve y muchos esquiadores en las pistas. Quienes pensaban que esto se había acabado y que las estaciones no aguantarían esta temporada hasta Semana Santa se equivocaron. El invierno, uno de los más calurosos de los últimos años, se despidió el lunes con la entrada de su último temporal que está dejando espesores de nieve que superan el metro de nieve en los Pirineos y la cordillera cantábrica.

'Parece que el invierno empieza ahora', señala Marta Viver, portavoz de La Molina. La estación catalana, a la que no llegó la última nevada que cayó en los Pirineos hace dos semanas, ha recibido más de 15 centímetros de nieve polvo y las previsiones son de más precipitaciones en los próximos días.

'Esto nos hace ser muy optimistas, sobre todo de cara a Semana Santa y a los fines de semana que quedan de la temporada', explica Viver. La estación de Cerler, en Aragón, augura que llegará a Semana Santa con 'uno de los mejores estados de pistas de la temporada'. En la estación de Formigal todavía no disponen de cifras de ocupación hotelera para las vacaciones pero aseguran que estos días están recibiendo más llamadas.

En esta temporada atípica, las estaciones siguen ampliando su dominio esquiable con la llegada de la primavera. La Molina prevé la apertura de tres nuevas pistas, Cerler está trabajando para rebasar los 50 kilómetros esquiables este fin de semana y Formigal prevé alcanzar los 80 kilómetros.

El fuerte viento mantiene cerrada la mayoría de las estaciones de la cordillera Cantábrica pero la nieve caída hace prever una mejora de sus condiciones con la reapertura. Las estaciones abiertas advierten también que el viento ha aumentado el riesgo de alud en los recorridos fuera de pista.

La borrasca no ha llegado al sur del país, aunque las bajas temperaturas permiten a la estación granadina de Sierra Nevada sumarse al optimismo general de cara a Semana Santa. El viento obligó ayer a cerrar la parte más alta del complejo que espera llegar al periodo festivo con 58 kilómetros esquiables.