Endurecimiento de la política monetaria

113 euros más al mes por hipoteca en año y medio

El alza de tipos de interés está provocando ya efectos importantes sobre la financiación de las hipotecas, la mayoría de ellas referenciadas a tipos variables. Una subida de 0,25 puntos (como la aprobada ayer por el Banco Central Europeo) en una hipoteca media de 120.000 euros supondrá una subida en la cuota a pagar de 17 euros al mes si se ha contratado a diez años. La cuota mensual se eleva 19 euros si el plazo de amortización es de 20 años y se situará en entre 20 y 25 euros si los plazos se alargan por encima de los 30 años, según la Asociación Hipotecaria Española (AHE).

En principio, estas subidas puntuales no son de gran calado. Sin embargo, sí lo es la cuantía global de las mismas si se produce de forma consecutiva como ahora. El BCE ha aprobado desde diciembre de 2005 (poco más de un año) siete 'pequeñas subidas' de 0,25 puntos. En total 1,75 puntos (elevando los tipos oficiales del 2% al 3,75%). Si se toma en cuenta esta subida en su conjunto, las cantidades ya van siendo importantes. Para esta misma hipoteca media de 120.000 euros la cuota hipotecaria mensual a pagar aumenta en 113 euros (para un plazo de 20 años), o en 124 euros (para 30 años), cantidades importantes para una familia con múltiples gastos. Si la hipoteca es algo mayor (de 140.000 euros, como la media de las últimas suscritas), las nuevas cuotas a pagar aumentan en proporción, situándose entre 118 y 145 euros más al mes. El impacto de la subida de tipos en las economías domésticas viene siendo avisado por la AHE en los últimos informes realizados por la asociación. Según sus cálculos, en el primer trimestre de este año el gasto medio anual por hipoteca y familia ha llegado a 9.414 euros, un 8% más de lo que se destinaba al pago de la hipoteca hace justo un año. Este incremento viene influido por el constante aumento del precio de la vivienda, que ha generado, a su vez, un aumento del importe prestado en cada hipoteca (supera los 144.000 a final de 2006). De esta forma, el incremento de tipos no afecta por igual a las familias. Además del capital prestado (diferente en cada caso) influye también el momento en que se suscribió la hipoteca.

Los peor parados

Los grandes perjudicados son los que han suscrito créditos a partir de 2002 y hasta 2005, cuando el precio del dinero estaba en mínimos históricos (llegó a colocarse en sólo el 2%). A todos ellos, más de tres millones, sólo les queda empeorar su situación inicial de partida. De hecho, la AHE calcula que el coste sobre la situación inicial ha aumentado en más de 1.379 euros al año.

En cambio, los que suscribieron hipotecas anteriormente (antes de 2002) aún están pagando en estos momentos por intereses menos de lo que abonaban al principio de sus créditos, hace más de cinco años.

De cara al futuro, el Ministerio de Economía hace un llamamiento a los que vayan a comprar su vivienda a crédito sobre la importancia de calcular su endeudamiento teniendo en cuenta subidas adicionales en los tipos. Así se evitarán sorpresas desagradables.

Buena noticia para los ahorradores y la banca

No todo el mundo sale perdiendo con la subida de tipos de interés. El colectivo más beneficiado son los millones de ahorradores, que verán elevadas las remuneraciones de sus cuentas bancarias, depósitos a plazo o la deuda pública que mantienen en sus carteras.

Sin embargo, la subida de tipos del BCE casi nunca se traslada en igual cuantía a la retribución del ahorro. Más bien, las entidades financieras (bancos y cajas de ahorro) suelen retrasarlas y aplicarlas, incluso, en cuantías menores, ampliando su margen de beneficio. En la actualidad, la remuneración de los depósitos a la vista en toda la zona euro es de sólo el 0,91% anual (últimos datos del Banco Central Europeo).

En cambio, el euribor (principal indicador al que están reverenciadas las hipotecas) se encontraba en febrero en el 4,1% el nivel más alto en seis años, empujado por las decisiones monetarias del BCE.

Empresas y administración

descontando el efecto positivo sobre los ahorradores y la banca, las consecuencias son negativas para el resto de la economía. No sólo las familias tendrán que pagar más por sus hipotecas, también lo harán las empresas y las tres administraciones para financiar sus inversiones y el gasto público. Aquí los cálculos varían. Según Miguel Arias Cañete, secretario de Política Económica del PP, sólo la subida de 0,25 puntos (del 3,5% al 3,75%) de ayer, decidida por el BCE, tendrá un coste anual de 5.000 millones de euros para la economía española.