EDITORIAL

Otra vez Endesa

La aparente calma que envolvía desde hace días la batalla por Endesa se ha roto. La compañía semipública italiana Enel ha anunciado el desembarco en la eléctrica con la compra del 10%, una maniobra que persigue descabalgar, al menos parcialmente, la opa de Eon en curso. Todo apunta a que Enel se incorporará a un frente antialemán capitaneado por Acciona, al que podrían sumarse la SEPI e, incluso, si algunas corrientes del PP triunfan, Caja Madrid. La maniobra cuenta con el beneplácito del Gobierno, que, lamentablemente, no ha ocultado sus cartas. Pocas horas antes de conocerse la compra de Enel el ministro de Industria, Joan Clos, manifestaba que creía probable que se articulara con garantías de éxito una solución española para controlar Endesa. Aunque el propio Clos y Solbes matizaron después la afirmación, la concatenación de hechos deja pocas dudas. Aun así, la última palabra, por ahora, la sigue teniendo el mercado.