Consejo Europeo

Zapatero logra convertir la política de inmigración en una prioridad de la UE

La décima cumbre europea de José Luis Rodríguez Zapatero ha dejado la imagen de un presidente mucho más activo en los foros comunitarios, con un discurso propio y cierta capacidad de liderazgo sobre el resto de socios.

Zapatero, cosechando un triunfo que sembró en la cumbre de Hampton Court en octubre del año pasado, se convirtió en el protagonista del debate sobre inmigración, una de las flamantes políticas comunitarias que, junto a la de energía, intenta desarrollar la UE.

Una reunión bilateral con Matti Vanhanen, primer ministro finlandés y presidente de turno de la UE a partir del 1 de julio, permitió el viernes a Zapatero garantizarse que la inmigración continuará siendo una de las prioridades comunitarias durante el próximo semestre. El Consejo Europeo, de momento, pidió en relación con las reciente llegada de cayucos a las islas Canarias, que 'se intensifique la cooperación que permita desarrollar medios de vigilancia adecuados en las fronteras marítimas'. Zapatero recordó que '13 países ya han hecho sus propuestas concretas de ayudas en medios materiales y personales'.

Pero el presidente del Gobierno español no quiere sólo un enfoque policial del fenómeno migratorio e insiste en la necesidad de 'colaborar con África, un continente castigado y afectado por gravísimos problemas'.

Los 25 socios comunitarios celebrarán el año que viene en Lisboa una cumbre con los países africanos para intentar entablar 'un diálogo equilibrado sobre migración'. Zapatero aboga por combinar 'la máxima cooperación' con una 'inmigración con reglas'.