CincoSentidos

Las siestas largas son síntoma de apneas

El neumólogo Fernando Masa Jiménez, coordinador de un estudio sobre los efectos de la siesta en la salud, destacó ayer que su práctica habitual durante más de media hora evidencia que se padecen apneas de sueño, asociadas a una mayor mortalidad.

Masa, jefe de servicio de Neumología del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres, señaló que este estudio demuestra que la siesta 'duradera' -más de treinta minutos- se asocia con la apnea del sueño, patología que consiste en sufrir frecuentes paradas respiratorias cuando se duerme porque la caída del velo del paladar cierra el paso del aire por la faringe.

Explicó que esta apnea -que sufren de forma estable dos millones de españoles- provoca de 600 a 700 interrupciones del sueño durante la noche, algunas de más de diez segundos, 'por lo que cuando el enfermo despierta está cansado y necesita dormir luego la siesta'.

Este neumólogo matizó que la siesta de breve duración sí supone un hábito 'saludable' pues tener sueño después de comer es 'un hecho fisiológico' desde el nacimiento.