Kioto

Galán pide que no se den derechos gratuitos de CO2 a las eléctricas

Resurge la guerra de Kioto. En las reuniones sobre la segunda fase del Plan Nacional de Asignación de CO2 (2008-2012), Iberdrola se enfrenta a sus competidoras y ha pedido al Gobierno que no dé a las eléctricas derechos gratuitos de emisión. Una primera lectura de esta posición es que Iberdrola da por muerto el pacto con Gas Natural de la opa a Endesa, según el cual, compraría las dos mayores plantas de carbón de la opada.

Iberdrola reinicia su particular batalla en favor del Protocolo de Kioto. Este acuerdo, que en la Unión Europea se ha traducido en la creación de un mercado de emisiones de CO2 desde el 1 de enero de 2005, ha causado ya serios trastornos a las eléctricas, que han sido acusadas por el Gobierno de haber internalizado los derechos gratuitos que les fueron concedidos en el primer Plan Nacional de Asignación (PNA) con el consiguiente traslado de estos costes a los precios de la electricidad.

En las primeras reuniones que el Ministerio de Industria está manteniendo con las empresas del sector para abordar el reparto de derechos para el segundo periodo establecido por el Protocolo (2008-2012), se ha reavivado el cisma abierto entre la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán y el resto de sus rivales. De hecho, ayer, aprovechando el Día Mundial del Medio Ambiente, Iberdrola remitió a los medios de comunicación un amplio comunicado en el que 'insta al Gobierno' a que no asigne derechos gratuitos de emisión al sector eléctrico en la segunda fase del PNA, a pesar de que la directiva europea que regula el comercio de emisiones obliga a los Estados a otorgar derechos gratuitos a las empresas de los sectores industriales afectados por la directiva.

En cualquier caso, de darse, añade Iberdrola, la asignación 'debe ser residual'. El argumento que ofrece la compañía es que 'España es ya el país industrializado que más se aleja del cumplimiento del Protocolo de Kioto, con unas emisiones que en 2004 superaron en un 48% las de 1990', cuando el objetivo era el de 'no rebasarlas en más del 15%'.

IBERDROLA 9,14 1,17%

A la vista de esta beligerancia de Iberdrola, fuentes del sector interpretan que esta compañía da por muerto el pacto firmado con Gas Natural en el marco de la opa que la gasística lanzó sobre Endesa el pasado 5 de septiembre y que actualmente está suspendida cautelarmente por decisión judicial. Según dicho pacto, en el proceso de desinversiones al que Gas Natural se vería obligada, ésta cedería a Iberdrola, entre otros activos, las dos mayores centrales de carbón de Endesa (As Pontes y Teruel). Con ellas, Iberdrola aumentaría sus emisiones de dióxido de carbono en 63 millones de toneladas hasta 2007.

Frente a esta posición, el resto de las eléctricas (excepto Gas Natural que sólo tiene ciclos combinados) plantean la creación de un pooling, como han hecho otras empresas europeas. Algo a lo que se opone Galán, que considera que este tipo de bolsa común supondría 'socializar los costes de emisión entre todos los partícipes, de manera que éstos no asumirían el coste real de sus emisiones'.

Fuentes del sector aseguran que el Gobierno ha barajado la posibilidad de negar derechos gratuitos y, por contra, subastarlos. Pero, dicen las mismas fuentes, es consciente de que la directiva obliga a otorgarlos.

En 2005, el sector eléctrico recibió gratis 92,72 millones de toneladas de CO2 y emitió 107,52 millones. El déficit, de 14,8 millones de toneladas, se compensó en parte con el excedente de 5 millones que registró la industria, con lo que el déficit global de España fue de casi 10 millones de toneladas.

Endesa: 'La directiva obliga a otorgar asignaciones gratuitas'

Las pretensiones de Iberdrola de que el Gobierno niegue derechos gratuitos de emisión de CO2 a las eléctricas en favor del resto de la industria, 'son contrarios al espíritu y la letra de la directiva europea sobre el mercado de emisiones', indican fuentes de Endesa. Por su parte, en Fenosa subrayan que 'se trata, precisamente, de un derecho de las empresas'. Además, según el bloque enfrentado a Iberdrola, tras la petición de la eléctrica de Galán (que reivindica la internalización de este coste medioambiental en el precio del pool) se encuentran los beneficios sobrevenidos 'que esto le proporciona'. En el mercado marginalista de la electricidad marcan precio las tecnologías más contaminantes (que incluyen el coste de derechos), pero de él se benefician también las que no emiten, como la hidráulica o la nuclear. En estos momentos, el sector discute con Industria cómo devolver los ingresos derivados de la asignación gratuita incluida en el precio desde el 1 de enero. Iberdrola pide que se resten los derechos gratuitos y, sus competidoras, que el descuento de ingresos se aplique a todas las plantas que se han beneficiado.