Inmobiliaria

Brookfield y Blackstone pagan 6.870 millones por dos promotoras canadienses

La inmobiliaria Brookfield Properties y la firma de capital riesgo Blackstone Group han acordado la compra de Trizec Properties y Trizec Canadá (que a su vez tiene el 38% de la anterior) por 8.900 millones de dólares (unos 6.870 millones de euros) que incluye unos 4.000 millones de deuda.

El importe convierte a esta operación en la segunda mayor compra de un fondo de inversión inmobiliario. La primera fue en 2004 cuando General Growth Properties compró Rouse por 11.300 millones de dólares, según el ranking de Bloomberg.

Brookfield y Blackstone pagarán 29,01 dólares por cada acción de Trizec Properties, cuya sede está en Chicago aunque su origen es canadiense, un 18% más que su cotización del viernes. Además, abonarán 30,97 dólares por los títulos de la empresa canadiense, que cotiza en Toronto, y cuyos accionistas se embolsarán un 30% más de lo que se valoraban sus acciones el día 2.

En un comunicado de Brookfield, su presidente y consejero delegado, Ric Clark, aseguraba que esta adquisición permite a la empresa 'hacerse con una oportunidad única'. La oportunidad es la de ampliar la presencia en EE UU. Brookfield, que posee entre otros activos el World Financial Center de Manhattan (cercano a la Zona Cero) triplica el número de propiedades que esta compañía de Toronto posee en Nueva York y Washington, unos mercados que están en crecimiento.

Trizec es uno de los mayores propietarios de suelo comercial en EE UU. Tiene participaciones u opera directamente 61 edificios de oficinas (unos cuatro millones de metros cuadrados) en las siete principales ciudades estadounidenses. La compañía tenía en 2005 unos activos valorados en 4.700 millones de dólares.

Jonathan Gray, director gerente de The Blackstone Group aseguraba ayer en el comunicado conjunto con Brookfield que con esta compra 'se tiene una tremenda oportunidad de reforzar nuestra inversión en el mercado en recuperación de las oficinas en EE UU. Para Brookfield esta es la segunda gran compra en menos de un año y también la segunda vez que se ha unido a una empresa de capital riesgo para ejecutarla.