Internet

El presidente de Yahoo se reduce a un dólar su salario

El presidente y consejo delegado de Yahoo, Terry Semel, ha decidido reducir su salario a un dólar anual y ligar el resto de su retribución a los resultados de la compañía de internet, a través de millonarias opciones sobre acciones y otras bonificaciones. El anuncio ha coincidido con una caída de los beneficios de Yahoo, que se redujeron hasta 160 millones de dólares (124 millones de euros) en el primer trimestre del año, un 21% menos que en el mismo periodo del año anterior.

El gesto de Semel, cuyo salario anual era de 600.000 dólares, es más simbólico que real. De hecho, el directivo ha ingresado por la venta de sus paquetes de acciones en los últimos tres años un total de 429 millones de dólares.

Esta decisión no es nueva en el sector tecnológico. Steve Jobs, presidente y cofundador de Apple, puso en práctica esta estrategia en los peores momentos de la compañía de los iPod, y ha mantenido este sueldo durante años. También los máximos directivos de Google tomaron la misma medida en 2004.

El principal buscador de internet, que a su vez es el mayor rival de Yahoo, paga un dólar en concepto de salario a sus principales ejecutivos, los cofundadores Larry Page y Sergei Brin, y al consejero delegado Eric Schmidt. Esto no ha impedido que los tres ejecutivos sigan teniendo unos ingresos multimillonarios gracias a sus opciones sobre acciones, así como otras bonificaciones.

Semel, de 63 años, que tiene un contrato firmado con Yahoo hasta 2008, recibirá a cambio de su trabajo un bono en forma de stock option de hasta un millón de acciones al año al precio de cierre de los títulos el día antes de la emisión de este bono. La cantidad anual de acciones dependerá del rendimiento de la firma y será aprobada por el consejo de administración.

Pese a la caída de beneficios, Yahoo ha anunciado en el periodo apuntado unos ingresos de 1.215 millones de euros, lo que supone un crecimiento de un 34% respecto al año anterior. Las ganancias antes de impuestos y gastos de compensaciones de stock se situaron en 231 millones de dólares, un 18% más.