EDITORIAL

Un sector aéreo más fuerte

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) ha revisado al alza las pérdidas del sector previstas para 2006, hasta 2.300 millones de euros, un 36% más, por la escalada del precio del carburante. La líneas aéreas están en pérdidas desde 2001, cuando el impacto negativo del 11-S sobre el negocio se sumó a las dificultades que ya atravesaba, al exceso de capacidad y al ya creciente coste del combustible. Entre 2001 y 2005, las aerolíneas han arrojado números rojos por 33.500 millones. Pero esta larga travesía del desierto no ha sido en vano. El sector se ha fortalecido en el frente básico del recorte de costes y ha aprovechado la fortaleza del entorno económico. Las empresas han ajustado las plantillas, adaptado sus flotas a las necesidades reales, adoptado sistemas de financiación más flexibles, optimizado el consumo de carburante y se han modernizado tecnológicamente (el billete electrónico es la mejor prueba). Y las líneas de bajo coste han hecho trabajar la imaginación. A pesar del alza del crudo, el sector está hoy más preparado para afrontar problemas que hace cinco años.