Resultados

O2, Cesky y el móvil llevan a máximos los ingresos trimestrales de Telefónica

Era el primer trimestre con O2 impactando en la cuenta de resultados de Telefónica y la expectación no se ha visto defraudada. La británica ha sido en buena parte responsable del récord de ingresos que se ha logrado, también gracias a Cesky y al móvil, con un crecimiento rentable que permite un alza del 39,6% en beneficios.

Los analistas siguen recelando de la estrategia de crecimiento con adquisiciones de Telefónica. Lo volvieron a demostrar el viernes, en la tradicional conferencia con los expertos que sigue a la presentación de resultados, en este caso los del primer trimestre. Fue la primera pregunta y en ella el responsable de telecomunicaciones de Morgan Stanley pidió al encargado de Finanzas de la operadora, Santiago Fernández-Valbuena, que concretara, aclarara y 'definiera el plazo que iba a durar' la promesa hecha por el presidente de Telefónica, César Alierta, de poner fin a las compras y centrarse en el crecimiento orgánico.

No hubo respuesta. Los expertos tendrán que esperar a la conferencia de inversores de Valencia de los próximos días 26 y 27 para determinar de primera mano hasta qué punto es fiable la promesa. Hasta entonces, tienen los resultados del primer trimestre para valorar los efectos de la estrategia de compras.

Los datos no son comparables, porque Telefónica no ha ajustado las cifras del mismo periodo de 2005 para que puedan serlo. Simplemente, ha sumado la contribución de O2 y Cesky, pero ello provoca que los ingresos se disparen un 45,4% y marquen su récord trimestral, con 12.036,4 millones.

TELEFÓNICA 3,47 1,17%

También los gastos deben de estar cerca de sus cotas máximas, porque suben un 50%. La parte negativa del impacto de las adquisiciones se completa con las amortizaciones, que crecen sólo un poco menos que los costes, y los resultados financieros negativos, que se catapultan un 64,8%.

A pesar de estos registros, Telefónica tira de extraordinarios, de la mejora de los resultados de las empresas en las que no tiene la mayoría y de alguna que otra partida para lucir un crecimiento rentable -aunque menos que el año anterior, porque el margen de Ebitda desciende- y un alza del beneficio del 39,6%. La ganancia neta es de 1.273,5 millones. No es récord, pero está muy cerca de serlo.

Al margen de las últimas compras, el móvil ha sido el tercer factor imprescindible para los resultados de Telefónica. Es el que más contribuye a los ingresos, así como al crecimiento.

Y es que Telefónica ha crecido mucho por adición, pero su evolución orgánica -sin compras- se ha enfriado con respecto a 2005, de ahí la importancia del impulso de Telefónica Móviles. Los ingresos crecen con esta medida un 8,9% y el alza se limita al 6,2% en el Ebitda.

La contrapartida al fuerte impulso que han dado las adquisiciones a los resultados se observa en el balance. Se sabía que la deuda iba a dispararse, pero ahora por primera vez se cuantifica. El endeudamiento neto sube un 78% con respecto al cierre de 2005 y se sitúa en 53.510 millones, el mayor entre las empresas de sus sector en Europa. Los activos intangibles y el fondo de comercio también crecen, un 135% y un 262%, respectivamente, en lo que supone un viaje de ida y vuelta para una compañía que registró en 2002 las mayores pérdidas de la historia de España como resultado de una importante limpieza de su balance.

Otra consecuencia notable de la política de compras de Telefónica se observa en la diversificación geográfica y por negocios. España pierde peso y ya no supone la mitad del Ebitda de la compañía, al igual que la telefonía fija. Ahora, Europa y el móvil toman el relevo y ganan peso en los resultados.

Los resultados trimestrales presentados el viernes han superado las previsiones de ganancias que tiene fijadas Telefónica para el año y también han estado por encima de lo que esperaban los analistas. Aun así, la reacción de la Bolsa ha sido a la baja. Las acciones cayeron un 2,06%, además de descontar los 0,25 euros de dividendo, y cerraron a 12,38 euros.

Ahora, las esperanzas de los analistas están en la conferencia de Valencia, donde confían en que eleve tanto el dividendo como el compromiso de recompra de acciones para recuperar el favor de los inversores.

Las claves de los resultados

Más sobresueldos para los directivos. Telefónica llevará a la junta de accionistas del 21 de junio la aprobación de un nuevo plan de sobresueldos para directivos, que se sumará al establecido el año pasado. Esta vez, los premios estarán ligados a la cotización y conllevarán entrega de acciones, lo que supone replicar el esquema de stock options iniciado con Juan Villalonga y que ha dado escasos frutos con Alierta por la caída de la cotización. Es posible que se establezca alguna salvaguarda para que no dependa sólo de la acción, sino también de dividendos.

La cuota de banda ancha en España crece. Sus resultados no son espectaculares ni llamativos por las altas tasas de crecimiento, pero aun así destacan por producirse en un terreno complicado y con mejor evolución que sus homólogas europeas. Es el negocio de telefonía fija en España, que creció un 3,3% y cuyos beneficios se dispararon un 41,7%, a pesar del cargo de 95 millones por las 286 adhesiones al ERE de Telefónica de España y las 25 de Terra. La clave es la banda ancha, donde la operadora gana un poco de cuota y se sitúa en el 55%.

Sorpresas positivas desde Latinoamérica. La telefonía fija no sólo ha dado sorpresas favorables en España. También la filial que engloba este negocio en Latinoamérica ha superado las previsiones. Los ingresos crecen un 30,6%, impulsados por la brasileña Telesp -factura más del doble que el resto de los países juntos- y, sobre todo, por el impacto positivo del tipo de cambio de las divisas de la zona. Sin embargo, los costes de reestructuración de plantilla de Brasil y Chile pasan factura al resultado y el beneficio cae un 1,7%, hasta 242,3 millones.

El pago al consejo aumenta un 52%. Telefónica aprovechó la jornada de presentación de resultados para convocar formalmente su junta, la de Móviles -el 20 de junio- y para presentar su informe de gobierno corporativo. En él, explica que la remuneración total a los consejeros ascendió a 15,956 millones de euros en 2005, lo que supone un crecimiento del 52%. Parte de esta subida se debe a las indemnizaciones pagadas a determinados ejecutivos. También la remuneración a la alta dirección se eleva, un 11,6%, hasta 7,7 millones de euros.