Construcción naval

Australia abre el plazo de ofertas para el contrato millonario al que opta Navantia

El Gobierno de Australia ha abierto esta misma semana el plazo para la presentación de ofertas firmes para el programa de buques anfibios puesto en marcha por la Armada de aquel país y que asciende a 2.000 millones de dólares australianos (1.217 millones de euros al cambio actual).

El principal candidato a hacerse con el contrato es el grupo público de construcción naval español Navantia, que compite con una adaptación del Buque de Proyección Estratégica (BPE), que en la actualidad construye para la Armada española en los astilleros de la Ría de Ferrol. La empresa española acude a este concurso de forma asociada con Tenix, el principal contratista militar australiano.

Los rivales de ambas empresas son el consorcio que forman los franceses de Armaris (joint venture de DCN y Thales) con el grupo de defensa australiano ADI. Esta alianza defiende una versión del Mistral de la Armada gala.

Tanto Navantia-Tenix como Armaris-ADI tienen hasta septiembre para presentar su oferta final al Ministerio de Defensa australiano, en la que deberán incluir el precio definitivo de sus propuestas y aportar 'soluciones innovadoras' para mejorar los costes y el calendario de construcción de los buques, según el Gobierno de Camberra, que tomará una decisión a primeros de 2007 y que ha dejado claro que el principal criterio para la elección del consorcio ganador será el monetario.

Australia quiere hacerse con dos buques de asalto anfibio que se usarán para operaciones de combate, asistencia policial y militar, de ayuda humanitaria y de mantenimiento de la paz. Los barcos deberán poder transportar una tripulación de 1.000 personas y 150 vehículos, incluidos los nuevos tanques M1A1 Abrams, contar con puntos de aterrizaje y despegue para al menos seis helicópteros y disponer de instalaciones hospitalarias.

Fuentes del sector destacaron la ventaja del proyecto de Navantia, que ofrece una buque con mayor capacidad (27.000 toneladas frente a las 22.000 del Mistral) y que ya incluye puntos de despegue vertical para los futuros F-35 australianos.