Crisis energética boliviana

Solbes aboga por la vía judicial para defender los derechos de la petrolera si no hay pacto político

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, afirmó ayer en Bruselas que España tiene que 'defender sus derechos' en la disputa provocada por la decisión de Bolivia de nacionalizar los hidrocarburos, y abogó por recurrir a vías jurídicas si fracasa la negociación con las autoridades bolivianas, informa Europa Press.

'Yo soy de los que opinan que siempre hay que utilizar todos los elementos de negociación hasta que la negociación se acabe, pero hay que mantener también los márgenes jurídicos de actuación en el caso de que la negociación no lleve a ningún resultado', afirmó Solbes a la entrada de la reunión mensual de los ministros de Economía de la zona euro.

El vicepresidente señaló que las nacionalizaciones decretadas por el Gobierno boliviano suponen la 'ruptura de unos acuerdos internacionales de inversión y de protección de inversiones', equiparables 'en cierta medida' a una 'expropiación'.

REPSOL 15,27 0,56%

Por ello, recalcó que 'España tiene que defender, como otros inversores, sus derechos y sus puntos de vista' e intentar negociar 'un resultado aceptable' para las empresas que han invertido en Bolivia. En el caso de que las negociaciones fracasen, Solbes abogó por recurrir a acciones jurídicas que no precisó.

Encuentro en Viena

José Luis Rodríguez Zapatero aprovechará la cumbre de la Unión Europea y Latinoamérica prevista la semana que viene en Viena para intentar abordar a solas con el presidente boliviano, Evo Morales, la situación creada tras el anuncio de la nacionalización de los hidrocarburos en el país andino.

El secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, anunció ayer este propósito de Zapatero, aunque advirtió que la agenda del presidente no está cerrada y, por tanto, está sometida a variaciones. Desde que se conoció este anuncio, informó ayer Moraleda, no se ha producido siquiera un contacto telefónico entre Zapatero y Morales, aunque desde el Ministerio de Asuntos Exteriores se mantienen abiertos los cauces diplomáticos para seguir la evolución de la situación. En este sentido, señaló que el contacto entre ambos Gobiernos es 'permanente'.

El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, sí habló con Evo Morales en la madrugada del martes para trasladarle la 'preocupación' de España por una medida que perjudica los intereses de las empresas españolas en Bolivia y, muy en particular, a Repsol YPF. En sintonía con lo que afirmó el pasado miércoles Zapatero, el secretario de Estado de Comunicación señaló ayer que el Gobierno apuesta por la vía del diálogo.

Por otro lado, el presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, afirmó ayer que la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia 'es una mala noticia' para el fomento de las inversiones en dicho país.