Crisis energética boliviana

Repsol advierte a Bolivia sobre la posibilidad de iniciar una demanada

Tras un primer análisis de la situación, Repsol ha remitido al Gobierno de Bolivia su posición frente a la nacionalización de los hidrocarburos decretada el pasado lunes. La petrolera pide que se le aclaren ciertos términos de la medida, como la cesión de la propiedad y la comercialización del gas, y manifiesta 'su voluntad de colaborar' con Bolivia, pero sin renunciar, en modo alguno, a sus derechos, entre ellos, el recurso a un arbitraje.

La carta remitida el día 2 por el director general de Repsol YPF para Argentina, Brasil y Bolivia, Enrique Locutura, al presidente de la empresa estatal boliviana YPFB, Jorge Alvarado (con copia para el ministro de Hidrocarburos, Andrés Soliz) ha sido un mensaje de colaboración pero, al mismo tiempo, de la voluntad firme de la petrolera española de no renunciar al derecho de protección de sus inversiones.

En representación de Repsol y de sus filiales en Bolivia, Locutura pide, en primer lugar, que el Gobierno de Evo Morales le aclare y concrete el artículo 2 del decreto de nacionalización de los yacimientos y la cadena productiva de los hidrocarburos, que entró en vigor el 1 de mayo y que le indique cómo se instrumentará la norma. Dicho artículo, en su apartado I, establece que las petroleras que actualmente realizan actividades de producción de gas y petróleo en el país 'están obligadas a entregar en propiedad a YPFB toda la producción de hidrocarburos'.

A la vista de que el mismo artículo, en su apartado II, establece que YPFB va a asumir la comercialización de todos los hidrocarburos 'definiendo las condiciones, volúmenes y precios, tanto para el mercado interno, como para la exportación y la industrialización', y con el fin de 'llevar a cabo la necesaria coordinación', Repsol indica que seguirá actuando operativamente como lo ha hecho hasta ahora. Todo ello si no recibe indicación en contra del Gobierno y hasta el momento en que éste defina e instrumente 'los parámetros señalados en el decreto' relativos a la producción y la comercialización.

El grupo dice que operará como hasta ahora, en tanto se concretan las medidas

REPSOL 11,52 -0,55%

Arbitraje

En la misiva, en la que han trabajado los servicios jurídicos de la petrolera, ésta reitera en varias ocasiones que todo lo que en ella expresa se hace sin perjuicio de los derechos a los que se puede acoger. En este sentido, el texto expresa que Repsol y sus filiales bolivianas 'se ven obligadas a reservar todos sus derechos y acciones' respecto a la nacionalización decretada por el Gobierno. Y entre ellos se incluyen los que le corresponden al amparo del Acuerdo para la Promoción y la Protección Recíproca de Inversiones entre España y Bolivia, que podría conducir a un proceso de arbitraje ante el Banco Mundial .

En este punto, Enrique Locutura deja claro a YPFB y el Gobierno boliviano que cualquier tipo de colaboración que la compañía española se vea obligada a prestar a las autoridades de Bolivia en relación a las medidas adoptadas 'se llevarán a cabo con el solo propósito de mitigar daños'. Pero, subraya, 'en ningún caso podrán interpretarse como una renuncia de sus derechos'.

Finalmente, la compañía, que comunicó a la CNMV el envío de esta carta, indicó que se reserva también el derecho 'de ampliar en otras comunicaciones al Gobierno de Bolivia nuestras observaciones a las demás disposiciones del Decreto en cuanto afecten los derechos de Repsol YPF y sus subsidiarias'.

Tras el citado decreto, las petroleras extranjeras en Bolivia pasan de un régimen de concesión a otro de prestación de servicios.

Nuevos contratos

En aplicación de la nueva norma, YPFB comenzará la próxima semana la negociación de nuevos contratos con las petroleras, informa Reuters. La empresa estatal boliviana aseguró ayer que ya ha mantenido contactos previos con las empresas afectadas y reconoció que había recibido sendas comunicaciones oficiales de la brasileña Petrobras y de Repsol, en las que expresan su interés en hablar sobre las nuevas condiciones.

El decreto de nacionalización, en línea con el modelo venezolano, da seis meses de plazo a las petroleras para firmar nuevos contratos para operar en el país.

Una delegación española viaja hoy a La Paz y Brasilia

La delegación del Gobierno español que partió ayer hacia La Paz para tratar sobre la nacionalización de los hidrocarburos bolivianos, se reúne hoy con el presidente del país, Evo Morales. A continuación viajará a Brasilia, donde se entrevistará con un asesor económico del presidente Luis Ignacio Lula da Silva.

La misión está encabezada por el secretario de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica, Bernardino León y la integran, además, los directores generales de Financiación Internacional del Ministerio de Economía, Ramón Guzmán; de Comercio e Inversiones, Oscar Vía (del Ministerio de Industria) y de Relaciones Económicas Internacionales, María Jesús Figa (Ministerio de Exteriores). El quinto miembro de la delegación es el asesor económico del presidente del Gobierno, Jorge Blázquez.