Laboral

Los inmigrantes cubrieron todo el empleo creado en el primer trimestre

La economía española creó 85.900 empleos en el primer trimestre. Este es el saldo neto del comportamiento del mercado laboral, que generó 108.200 puestos de trabajo que fueron ocupados por inmigrantes, mientras que se destruyeron 22.300 empleos de españoles. El paro creció en 94.500 personas. Y todo el empleo creado fue a tiempo parcial. El Gobierno sostiene que nada de esto supone un cambio de tendencia.

El mercado laboral ha iniciado el año con buenas y malas noticias. Entre los datos positivos está que la economía española creó 85.900 empleos entre enero y marzo de este año, con lo que el número total de ocupados se elevó a 19.400.100 personas, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre del año.

Sin embargo, como elemento negativo se registra un importante aumento del paro, con 94.500 nuevos desempleados, lo que ha elevado la tasa de desempleo tres décimas hasta el 9,07%.

Al analizar el tipo de empleo creado en este primer trimestre se observa que en el saldo final, todos los nuevos puestos de trabajo fueron ocupados por inmigrantes. Así, mientras que el número de ocupados extranjeros aumentó en 108.200, el de españoles descendió en 22.300, con lo que el saldo arroja que la creación neta de empleo ha sido entre inmigrantes.

A pesar de ello, los extranjeros también fueron mayoría entre el colectivo de nuevos desempleados, ya que del total de 94.500 parados generados, 73.600 fueron inmigrantes (el 78%). Esto dato no obedece a que éstos trabajadores se hayan quedado en el paro sino que forman parte del colectivo de personas que se incorporan como nuevos activos a la búsqueda de empleo.

Otros dos rasgos muy significativos del tipo de empleo que se ha creado en este primer trimestre es que el sector servicios acaparó la práctica totalidad de los nuevos puestos, generando 108.800 empleos. Junto a éste sector, sólo la construcción obtuvo también cifras positivas, con 13.900 nuevos ocupados. Por el contrario se destruyeron 22.000 empleos en la agricultura y 14.900 en la industria.

Asimismo, por primera vez, también todo el empleo asalariado que se creó entre enero y marzo fue en la categoría de tiempo parcial, donde se generaron 98.600 empleos, mientras que en el colectivo de ocupados a jornada completa se destruyeron 12.700 empleos en el trimestre.

Menos temporalidad

La nota más esperanzadora en el análisis de la calidad del empleo en lo que va de año la ha puesto el empleo indefinido. Así, se registraron 101.700 nuevos trabajadores fijos y se perdieron 54.400 empleos temporales. De esta forma, la tasa de temporalidad se redujo cuatro décimas hasta situarse en el 33,3%.

Entre enero y mayo el nuevo empleo se repartió casi por igual entre hombres y mujeres.

Pese a todo, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, descartó el viernes que los datos negativos de la EPA en este primer trimestre supongan una 'ruptura' de la buena tendencia del empleo, del que destacó que sigue creciendo a un 'fuerte ritmo'. De hecho, tomando los datos de los últimos doce meses, el número de empleos creados se situó en 907.500, lo que supone un crecimiento del 4,9%. De esta cantidad el 55% fue ocupado por españoles y el 45% restante por inmigrantes.