CincoSentidos

Un millar de empresas en la semana de la moda

Algo más de 37.700 metros cuadrados netos de superficie abren hoy sus puertas para acoger las propuestas en moda de 1.095 empresas, de las que 240 son extrajeras y en total representan a unas 2.000 marcas procedentes de casi todos los lugares del mundo. Con esta tarjeta de presentación, llega hoy la Semana Internacional de la Moda de Madrid (SIMM), la cita de los profesionales de la ropa tanto de hombre como de mujer y de los complementos. En esta cita de febrero, que termina el domingo 12, se presentan las tendencias del próximo otoño e invierno, por lo que también hay una nutrida representación de peletería.

Aunque aún no hay datos sobre los visitantes que acudirán a este encuentro sólo apto para profesionales -empresas de confección, distribuidores, mayoristas y vendedores minoristas, entre otros-, la organización tiene como reto superar un listón muy alto. En la pasada edición de febrero de 2005 acudieron a la SIMM 31.666 visitantes profesionales, de los que 1 de cada 10 era extranjero. En esa edición se presentaron 1.110 empresas, algo más que en la cita actual.

Otro de los retos con que llega esta feria es mantenerse como cita de referencia a nivel europeo. En este sentido, sus más directos competidores son la CPD de Düsseldorf y el salón del prêt à porter de París, que junto a la SIMM lideran las ferias del sector textil europeo. Mientras la feria alemana es un gigante en el que se mueven unos 3.000 millones de euros en pedidos y que en su última convocatoria de los días 5 a 7 de febrero reunió a 1.670 expositores, 3.000 marcas y 46.000 visitantes (unos 60.000 si se cuenta a quienes acuden a los showrooms), el salón del prêt à porter de París está algo por detrás de la cita madrileña con unos 1.054 expositores y unas 1.500 marcas. Eso sí, con unos 43.000 visitantes, París parece tener mayor tirón.

Cierre de empresas

Rivalidades de este tipo al margen, lo que realmente preocupa al sector textil es su evolución en un entorno cada vez más hostil al tener que sobrevivir a las importaciones procedentes de China. Así, según los datos provisionales del Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc), en 2005 desaparecieron empresas españolas (205 en el sector de confección y géneros de punto), se destruyó empleo (un 8%) y, pese a que las exportaciones crecieron algo, la balanza comercial aumento su habitual saldo negativo. Si en algo se ha caracterizado el pasado ejercicio ha sido por el fuerte incremento de las importaciones, sobre todo chinas (algo más de 1.039 millones de euros en 2004, antes del fin del sistema de cuotas).

Con todo, para el Consejo Intertextil Español, 'el punto crítico de la liberalización de mercados ya ha pasado' e insiste en que para sobrevivir en este entorno hay que apostar por la calidad de materiales y diseños.

Además, como datos positivos está el hecho de que países como Reino Unido o Alemania aumentaron las compras de prendas españolas respecto a 2004 y lo mismo puede decirse de destinos como Turquía, Austria o EE UU. En todo caso, Portugal, Francia e Italia siguen siendo los principales clientes de España. En este sentido, un dato que conviene tener presente al hacer negocios en el marco de esta SIMM es que, según el Instituto Francés de la Moda, el consumo medio estimado por habitante al año de la Europa de los 25 en ropa y complementos se estima en unos 620 euros.