5d. Guía para el inversor

El capital riesgo mantiene su apetito por empresas españolas

'Ha sido un año caracterizado fundamentalmente por el boom de las inversiones de compañías de capital riesgo', señala Javier Rapallo. Los expertos de Morgan Stanley destacan que ese protagonismo de 2005 se debe, en parte, a que España estaba retrasada en este aspecto respecto a Europa. Pero los analistas creen que ese proceso seguirá, en parte, porque estas sociedades cuentan con una creciente liquidez para invertir, según un informe realizado por Merrill Lynch.

Así podrán acceder a empresas de gran tamaño, tanto en Europa como en Estados Unidos, como la operadora de telecomunicaciones KPN o la farmacéutica Ciba.

Según Jorge Delclaux, esas inversiones van a proseguir con fuerza a lo largo del próximo año en el mercado español. 'La mayor parte del negocio afectará a empresas que no están en la Bolsa, pero pueden volver a ser objetivo del capital riesgo algunas de las que cotizan', añade. Por sectores no tienen preferencias, ya que por lo que optan es por compañías con posibilidades de crecimiento y endeudamiento.

Pero son las estadísticas las que mejor muestran su pujanza en España durante 2005. 'Entre las diez mayores operaciones de fusiones y adquisiciones realizadas en España, hay que destacar cuatro transacciones realizadas por sociedades de capital riesgo, lo que demuestra una mayor agresividad por parte de estas firmas', indica KPMG. Y son las opas presentas por Amadeus, Cortefiel y Aldeasa. Estos inversores financieros también se interesaron por Auna, sin éxito.

Y aunque expresan cierta preocupación por la retirada de empresas de Bolsa a través esos procesos de compra del capital riesgo, los analistas reconocen que después, en dos o tres años, cuando hayan rentabilizado el valor de esas empresas y hayan aumentado la facturación y los beneficios, volverán a sacarlas a cotizar. Incluso se estima que compañías como Panrico o Ballesol pueden salir a Bolsa a medio plazo.