Cumbre

Londres trata de lograr el apoyo de los países del Este

El problema para España, según los expertos, es que, junto con Francia e Italia, forma parte del grupo que más paga del denominado 'cheque británico', una retribución fijada en 1984 por el gran peso que tenía entonces la agricultura en el presupuesto comunitario, política de la que no participa Reino Unido. Londres, entretanto, trata de ganarse el respaldo de los nuevos socios del Este.

Si el Reino Unido pagara su parte completa de la ampliación hacia el Este, la reducción del cheque en 2007-2013, sería de 18.000 millones de euros, frente a lo cual la propuesta de la Presidencia supone una reducción de 8.000 millones. Pero Francia pide que la rebaja sea de 14.000 millones. A juicio de los expertos, entre ambas cifras se encontrará el acuerdo, puesto que a día de hoy es el único elemento que puede desbloquear la negociación.

Para ganarse el visto bueno de los diez nuevos socios del Este, Reino Unido ha puesto además sobre la mesa una modificación de las reglas de adjudicación de los fondos regionales calificada de 'absolutamente perversa' por un alto cargo del Ejecutivo comunitario.

Consiste en reducir al 15%, frente al 20% actual, la tasa de cofinanciación obligatoria por parte de los nuevos Estados en los proyectos, añadido a un reembolso total del IVA que incrementaría el dinero 'discrecional' que recibirían estos países. Sólo con esta variación, los diez nuevos socios podrían conseguir 19.000 millones para 'inversiones suplementarias'. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas de la UE ha criticado vivamente dichos reembolsos del IVA por considerarlos una inversión productiva que nada tiene que ver con la cohesión.

Más ventajas

Otra ventaja que ofrece Londres a los países del Este es permitirles efectuar los gastos hasta tres años después, en vez de los dos años actuales, que someten a cada país a una disciplina presupuestaria necesaria para el control efectivo de los fondos.